Arquitectura religiosa olvidada. 35. Ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla

Por José María Arévalo

( Restos de la ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)

Tras ver las ruinas de la ermita de Nuestra Señora de la Estrella del despoblado de Galleta, en Valoria la Buena, vamos a ver lo que queda de la ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla en Villanueva de los Infantes, siguiendo el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid”, de los arquitectos vallisoletanos Juan José Fernández Martín, Francisco Pedro Roldán Morales, José Ignacio Sánchez Rivera y Jesús Ignacio San José Alonso, que venimos reseñando.

Villanueva de los Infantes

Ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla

“La denominación de la Torrecilla parece aludir a una de aquellas primeras fortificaciones que acompañaron a los primeros pobladores cristianos del Valle del Esgueva, hacia el siglo x. Incluso la denominación de Villanueva puede hacer referencia a una fundación posterior, probablemente la población de un nuevo núcleo no muy lejano de la antigua torrecilla (Vaya esta argumentación solamente a título de hipótesis que pudiera explicar estas denominaciones, sin que otro hecho material lo avale).

Se yergue la ermita en un cerrillo inmediato a la carretera que recorre el Valle del Esgueva, 1 kilómetro río abajo del núcleo de Villanueva (Cart. Militar de España: Hoja 17-14, 1/50.000, «EsgueviIJas de Esgueva», del Servicio Geográfico del Ejército, año 1986. Cuadrícula 375 4618. Figura el icono de ermita en ruina rotulado como Ermita de Santa María de la Vega). Era un edificio de planta rectangular y orientación de este a oeste.


( Inscripción en la ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)
El edificio se mantuvo con una cofradía que lo mantenía hasta que, como consecuencia del decreto de 1798, se expropiaron sus bienes. Esto ocurrió en 1802 y las posesiones de la Cofradía de la Virgen así como las de la Vera Cruz y la Obra Pía de Pobres que existían en Villanueva, fueron vendidas (M. VALLEJO DEL BUSTO, p. 436: En el XVIII ya existía la Ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla, de cuya Santísima imagen era camarera, en 1795, Dª Josefa Vitoria. La referida ermita estuvo situada al oeste de esta villa, cerca de la carretera de Valladolid y desapareció a mediados del xx). No por ello se liquidó la cofradía, pues en el Archivo Diocesano se hallan los libros desde 1818 hasta 1868 y la ermita permanecía abierta al culto ( P. MADOZ, p. 253: Dentro de él -del término-, se encuentra una ermita, Nuestra Señora de la Torrecilla).

( Ermita de Nuestra Señora de la Torrecilla. Foto en el libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid” ) (*)

Abandonada a mediados del XX se vino a la ruina. Actualmente son visibles sus cuatro paredes que alcanzan, en algún punto, hasta dos metros de altura. Construidos los muros en mampostería, deben ser de gran antigüedad pues muestran un aparejo en espiga o bizantino, visible en el valle del Duero en obras derivadas de la presencia del Califato de Córdoba en el siglo X, como el castillo de Gormaz o las murallas de Caracena, ambos en Soria.”

La próxima semana empezaremos un nuevo capítulo, el de iglesias desaparecidas, del libro “Las ruinas de Dios. Arquitectura religiosa olvidada en la Provincia de Valladolid”.


(*) Para ver las fotos que ilustran este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
https://farm8.staticflickr.com/7473/15871133676_f7588e36ee_b.jpg
https://farm8.staticflickr.com/7545/15709445568_32da4b0ffb_b.jpg
https://farm9.staticflickr.com/8631/15711173497_77f086bccf_b.jpg

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído