Unidades de la Guardia Civil de Tráfico

Independientes de la Guardia Civil (IGC), ha tenido conocimiento a través de distintos medios de comunicación, que el Fiscal Jefe de Seguridad Vial ha enviado un oficio a las Jefaturas de Tráfico y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con competencia en esta materia donde al parecer se informa de la posibilidad de que los Agentes encargados de la investigación de un accidente de tráfico, puedan examinar, previa autorización judicial, el tráfico de llamadas de un teléfono móvil, con el fin de determinar si en el momento del accidente el infractor estaba utilizando este dispositivo.

Esta medida estaría amparada por la Circular 2/2019 de la Fiscalía General del Estado, sobre interceptación de comunicaciones telefónicas y telemáticas.

Los presupuestos que establece la LECrim para la interceptación de este tipo de comunicaciones, artículo 588 ter a de la norma, determina que sólo podrá ser concedida para delitos cometidos a través de instrumentos informáticos o de cualquier otra tecnología de la información o la comunicación o servicios de la comunicación o en algunos de los delitos del artículo 579.1 y que son los siguientes: - Delitos dolosos castigados con pena con límite máximo de, al menos, tres años de prisión. - Delitos cometidos en el seno de un grupo u organización criminal .- Delitos de terrorismo.

La Circular 2/2019 recoge que la jurisprudencia ha ido perfilando la naturaleza y características que tiene que reunir una comunicación para que esta tenga protección como tal, quedando excluidas: - Las conversaciones grabadas o difundidas por uno de los interlocutores - Las comunicaciones por radio - El acceso a la memoria o contactos de un teléfono móvil - El visionado directo de un número de teléfono entrante - La conversación escuchada por agentes policiales a través del manos libres de uno de los interlocutores que accede a ello.

En la las conclusiones de la citada Instrucción se establece que esta medida tendrá que ser proporcional en atención a la trascendencia social y ámbito tecnológico de producción del delito investigado, intensidad de los indicios existentes y relevancia del resultado perseguido, por lo que entendemos que antes de solicitar la misma, habrá que tener indicios de que la causa del accidente puede venir provocada por una distracción y tratar de descartar que el conductor del vehículo venía utilizando su dispositivo con un manos libres.

Al parecer esta medida quedaría limitada únicamente a accidentes graves y siempre previa autorización judicial. Hemos solicitado a la Dirección General de la Guardia Civil que nos informe si tienen constancia de este oficio y de confirmarse, del contenido del mismo así si se van a establecer unas instrucciones al respecto dirigidas a los miembros del Cuerpo.