Imagen: Instagram @mypeeptoes Vanidad

Comienzan los viajes, las escapadas de fin de semana en busca del buen tiempo y nuestra rutina se vuelve monótona y con dieta por semana mientras que en los fines de semana todo lo contrario. Todo lo que hemos logrado hasta el momento se pierde e incluso empeora porque no comemos como debemos. Tiramos la casa por la ventana y cuando llega el verano, muchas veces sustituimos el bikini por un bañador o un pareo. Y otro año más sin tipazo. 

Pero tenemos los trucos para que comer fuera no se convierta en un problema.

No pases muchas horas sin comer

Nos encanta comer por los ojos, tanto en el súper como en los bares así que si llevas muchas horas sin comer no pidas los platos con mayor cantidad. Espera, no lo hagas. Llévate un snack en el bolso o compra algo a media mañana como unos frutos secos o una fruta. Te aseguramos que a la hora de comer no tendrás problema para pedir lo que quieras.

Piensa antes de pedir

Ahora la odisea de siempre de decidir qué nos pedimos porque cuando estamos fuera todo tiene buena pinta. Si vas a comer incluye carbohidratos como pasta o pan, pero ten en cuenta que integrales siempre serán mucho mejor. Si vas a cenar fuera intenta reducirlos al igual que las grasas, nada de carne fuerte o frituras. No olvides pedirte al menos una ensaladita para acompañar los platos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Paula Ordovás (@mypeeptoes) el 24 Mar, 2019 a las 9:49 PDT

Come sin prisa

Ya te lo decía tu madre, come despacio. Pero las prisas nos han enseñado a comer rápido y después nos quejamos de que la operación bikini no funciona. ¡Normal! Es una de las reglas básicas para engordar menos: comer despacio. Todo son ventajas ya que podremos disfrutar de una deliciosa comida, nos saciaremos antes y veremos cuánta cantidad hemos comido. La digestión también será mucho más ligera y nuestro cuerpo nos lo agradecerá.

No te llenes con la bebida

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Alex Pereira | Lovely Pepa (@alexandrapereira) el 8 Feb, 2019 a las 8:03 PST

Siempre nos ponen la bebida antes de la comida y como por instinto no paramos de beber. Esto hará que nos saciemos antes y después tengamos hambre aunque hayamos comido. Se recomienda beber dos vasos de agua por comida. También puedes tomarte alguna bebida alcohólica para celebrar la ocasión, si es tu caso opta por vino tinto, cerveza sin alcohol u oscura o sidra, sobretodo si vas a disfrutar de una buena y abundante comida en Asturias.

¿Postre? ¡Siempre!

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Es recomendable coger muchas servilletas

Una publicación compartida de MARIA POMBO (@mariapombo) el 7 Abr, 2019 a las 11:29 PDT

Para muchos de nosotros la vida no tiene sentido sin el postre. Da igual lo que sea, necesitamos un dulce para terminar la comida por eso no vamos a renunciar a él bajo ningún concepto. Lo ideal es pedir una ración para varios, así estaremos felices y no abusaremos del dulce. 

Si esta Semana Santa o en las próximas vacaciones quieres salir a disfrutar comiendo fuera, ¡no renuncies!

Lucía Pandiella - @luciapandiella

Imágenes: Instagram y Giphy