Imagen: cortesía de ARMEDANGELS Vanidad

La industria de la moda es, en la actualidad, la segunda más contaminante del mundo, sólo por detrás de la del petróleo. Con el aumento de la conciencia global respecto al cuidado del medio ambiente, en los últimos años están apareciendo un gran número de marcas que apuestan por la sostenibilidad. Estas iniciativas procuran que tanto las prendas como el proceso de producción y distribución de las mismas tengan el mínimo impacto en el planeta, además de promover un consumo responsable.

Ecoalf

Desde su nacimiento en 2015, Ecoalf lidera un movimiento internacional en pro de limpiar los mares. A través de la iniciativa Upcycling the Oceans, en Ecoalf recogen la basura que está destruyendo nuestros océanos y la transforman en hilo, tejido y, finalmente, prendas. Empezaron extrayendo los residuos del mar que baña las costas del Levante, pero, desde 2017, han trasladado parte de la producción a Tailandia, donde se pueden encontrar más desperdicios.

Bajo el lema "Because there is no planet B" ("Porque no existe un planeta B" en español), Ecoalf utiliza materiales reciclados como botellas de plástico, nylon (de las redes de pesca), algodón, lana y neumáticos. Recientemente han lanzado también una colección 100% vegana certificada por PETA.

Flip & Flip

Porque todo merece una segunda oportunidad, en Flip&Flip le dan una vuelta a las cosas creando productos únicos y exclusivos a partir de materiales reutilizados. Además, toda la producción se lleva a cabo artesanalmente en España.

La mochila Zume de Flip&Flip (en la imagen) está fabricada a partir de lona reutilizada de camiones y toldos solares, lo cual la hace impermeable y muy resistente, mientras que las asas son de cuero reciclado. También han diseñado la primera gorra hecha con material reutilizado, con lona de toldos solares. Son ediciones limitadas, así que si quieres uno, tendrás que ser rápido.

Sea2see

Hoy en día todos conocemos la grave contaminación de los plásticos en el mar, pero hace unos años no era dominio público. Otro de los pioneros en este sentido ha sido François van den Abeele, un belga residente en Barcelona que, siguiendo la estela de Ecoalf, creó en 2016 Sea2see.

Esta marca vende gafas ópticas y de sol, fabricadas con plástico reciclado del mar y deshechos de pesca recogidos de puertos de España. Viendo sus magníficos diseños, ¡cualquiera lo diría!

Thinking MU

Otra firma que muchas marcas deberían mirar como referente es Thinking MU, cuya producción es 100% orgánica y libre de productos químicos. Todas las prendas de Thinking MU se tiñen con flores y minerales naturales mediante un proceso biodegradable, no tóxico y 100% natural.

Utilizan los materiales sostenibles más comunes como son el algodón orgánico, el tejido de cáñamo orgánico o la pana orgánica, aunque también apuestan por otros más innovadores como la fibra de plátano o el poliéster reciclado de botellas de plástico.

A través de la iniciativa Trash, crean nuevas prendas a partir de prendas viejas¡ y otros materiales reciclados. El objetivo es alcanzar el residuo cero y promover a su vez la economía circular y el comercio justo.

ARMEDANGELS

Mientras que todas las marcas que os hemos presentado hasta ahora son españolas, esta última de la que os hablaremos es de Alemania, país con importantes avances en el ámbito de la moda sostenible. De hecho, en julio se celebra en Berlín la feria más importante de moda ética, Ethical Fashion Show Berlín.

ARMEDANGELS utiliza recursos renovables y materiales reciclados para producir sus prendas: algodón, lana y lino orgánicos, plástico reciclado y lyocell. Al igual que en el resto de casos, puedes echar un vistazo a sus colecciones en su web y comprar online.

Para el packaging utilizan papel reciclado a partir de un 40% de hierba de prados cercanos y 60% de pulpa de madera. El principal motivo es que el uso del césped como materia prima para elaborar papel produce un 75% menos de emisiones de CO2 que la madera.

Estas cinco marcas son tan solo cinco ejemplos de que podemos vestir con estilo sin destruir el planeta. Es responsabilidad de todos –marcas, instituciones, intermediarios y consumidores– hacer que la moda deje de ser la segunda industria más contaminante del mundo. ¡Empecemos hoy!

Carla Tomillo - @carlatomillo

Imágenes: cortesía de las firmas y redes sociales