Ignacio Camacho, Periodista

Verdad

«En su vorágine arbitrista de improvisaciones y ocurrencias, el Gobierno ha acertado involuntariamente a diseñar el mejor logotipo posible del zapaterismo [la pegatina de 110 km/h]»ABC, 07-03-2011

La opinión de los lectores

Votar

El periodista Ignacio Camacho sugiere en ABC -Política de pegatina- que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha optado por seguir una gestión basada en la ocurrencia y en la improvisación. Las medidas que se aprueban hoy puede ser que ya no valgan para mañana.

Expone el columnista que:

La pegatina es desde hoy el símbolo de esta política de criterios reversibles, ideas inconsistentes y medidas transitorias con las que el presidente y su equipo se atornillan a un poder cuyos resortes hace tiempo que dejaron de controlar. Principios inconsistentes, decisiones retráctiles y normas convertibles a tenor de las circunstancias o vaivenes de opinión pública: todo el carácter tornadizo, liviano e inestable del estilo de gobernar de Zapatero está condensado en el ejercicio de quita y pon que mediante un simple adhesivo cambia la velocidad máxima en las carreteras como un epítome de la provisionalidad de sus métodos y valores.

Camacho considera que el presidente español moldea todo a su propia conveniencia:

Con un simple cambio de etiquetas, Zapatero ha ido adaptando su política a las necesidades derivadas de sus reiterados fracasos. Su concepto del poder está basado en una circunstancialidad relativista refractaria a cualquier fundamento permanente. Acostumbrado a la reinvención continua de sí mismo, cambia de avatar con una naturalidad desacomplejada y es capaz de asumir sin remordimientos la identidad de un reformista liberal tras seis años de contumaz autoproclamación como paladín del proteccionismo.

Y concluye reiterando la cortedad de miras y de plazos de las medidas presidencialistas:

Toda esa impronta de superficialidad y utilitarismo está condensada en el carácter efímero, cambiante y aparencial de las flamantes pegatinas viales: máxima flexibilidad, mínima sustancia y reversibilidad garantizada. Son desechables, biodegradables y fáciles de reciclar. Como las bombillas de bajo consumo. Como la política de bajo coste. Como la ideología de baja intensidad.

Las palabras de Ignacio Camacho merecen el sello de verdad porque si algo ha caracterizado a los últimos años de mandato de Zapatero es, precisamente, el anunciar una medida y tener que cambiarla al poco tiempo. El presidente que nunca iba a hacer recortes sociales tuvo que desdecirse semanas después con una congelación de pensiones, la reducción media del 5% en el sueldo de los funcionarios, la eliminación de prestaciones a parados y los 2.500 euros del cheque bebé -Conmigo de presidente jamás habrá recortes sociales-.