Alfonso Rojo, Director de Periodista Digital

Verdad

«Van a proliferar como hongos columnistas, tertulianos y políticos afirmando que ya podriamos tener en España un primer ministro como el que se acaba de apañar Francia»Columna de Opinión en el diario 'ABC', 09-04-2014

La opinión de los lectores

Votar

Publica Alfonso Rojo una columna en la sección de Internacional del diario 'ABC', titulada "Francia y España; el prado y las vacas", donde analiza a vuelapluma el programa de gobierno del primer ministro francés Manuel Valls, su profundidad y los efectos que tendrá en el debate periodístico español:

  • Aunque somos un país de ascestral tradición taurina, no es de bravuras, cuernos o embestidas de lo que va esta columna.
  • Va de querencias. No se si sabían que a las vacas casi siempre les parece más verde y apetitosa la hierba que crece al otro lado de la cerca, en el prado vecino.
  • Pues a los humanos nos ocurre igual. Digo esto porque, a partir de hoy, van a proliferar como hongos columnistas, tertulianos y políticos afirmando tajantes que ya podriamos tener en España un primer ministro como el que se acaba de apañar Francia.
  • Manuel Valls anunció ayer en la Asamblea Nacional que esta decidido a adelgazar la Administración, reducir a la mitad el número de regiones, eliminar las cargas sociales a las empresas para trabajadores que ganen el salario mínimo, bajar cotizaciones a los autónomos y quitar impuestos. El programa me parece estupendo.
  • Todo lo que sea luchar contra el derroche, el paro, la precariedad y la miseria merece nuestro apoyo. Valls dice que su objetivo es crecimiento económico y justicia social, sin la austeridad europea. ¡Ole!
  • Consciente de que tampoco esta vez voy estar en el centro del peloton, permítanme hacer de aguafiestas.
  • ¿No es este Valls, que puso fin a su vibrante intervención aludiendo a su trayectoria vital como ciudadano nacido en Barcelona y nacionalizado francés, el mismo que hace seis meses ordenó bajar del autobus a una niña gitana para expulsarla a Rumanía?
  • En política, como en casi todo, lo complicado suele ser pasar de la poesía a las matemáticas.