Ignacio Camacho, Periodista

Verdad

«A la política española le faltan cuernos porque la erótica del poder suele estimular antes la ambición financiera que el apetito sexual»Columna en 'ABC', 05-09-2014

La opinión de los lectores

Votar

Al comentar en 'ABC' el libro de la ex pareja de hecho (qué cursis son los progres, por favor, con lo descriptivo y romántico que es el término amante) de François Hollande, Ignacio Camacho nos dice que en España ha habido un pacto entre periodistas (y editores) y políticos para no revelar los asuntos de cama.

  • A la política española le faltan cuernos porque la erótica del poder suele estimular antes la ambición financiera que el apetito sexual.
  • A diferencia de los franceses, tan aficionados al escándalo de alcoba, los dirigentes públicos españoles tienden a perderse más entre maletines que entre sábanas, siendo así que en tiempos de crisis los tejemanejes de tesorería irritan mucho más a la gente que los escarceos de cama.
  • En la sociedad posmoderna un adulterio no tumba un régimen: para un gobernante la infidelidad más peligrosa no es la de las amantes sino la de los contables. A menos que sean la misma persona.
  • En España todo ese frufrú de pieles furtivas se ha mantenido en el discreto tabú de un pacto de silencio forjado, como tantos otros, durante la Transición, y que ha dejado en la trastienda emocional ciertos avatares que podrían haberse aventado desde la malevolencia de amoríos mal resueltos.
  • Ya tenemos bastante bronca en el salón para abrir además los armarios en que se guardan romances y desengaños.
  • Los galos canalizan en chismorreo galante la tensión de un debate de opinión pública que aquí solventamos a garrotazo ideológico.
  • En eso consiste, más o menos, el éxito de las tertulias políticas que han clonado el modelo del «Sálvame» y que han servido de cantera a nuevos líderes y partidos.
  • Lo que nos pone cachondos hasta hervir el radiador es el banderismo sectario, no lo que sucede, como decía el inolvidable maestro Pedro Rodríguez, al sur del ombligo.