Alfonso Rojo, Director de Periodista Digital

Verdad

«No se trata de comerse al canibal asado y con patatas, pero si de darle un buen mordisco»Columna en 'La Razón', 03-11-2015

La opinión de los lectores

Votar

Titula Alfonso Rojo su columna en 'La Razón' este 3 de noviembre de 2015 "Morder al canibal" y hace una reflexión sobre los 'progres' nacionales y las respuesta que una sociedad democráctica, como la española, debe y puede dar a desafíos como el terrorismo etarra, el independentismo catalán o el fanatismo islámico:

  • Un rasgo de civilización es que no nos comemos a los caníbales. Es evidente que devorar al antropófago sería ponerse a su altura, pero coincidirán conmigo en que resulta de una ingenuidad, rayana en la memez, alojarlo en tu casa, sentarlo a tu mesa y darle acceso a los utensilios de cocina.
  • Pues algo así pretenden a menudo nuestros ‘progres' nacionales. Da casi igual el asunto.
  • Se te ocurre decir que ha llegado la hora de aplicar la ley en Cataluña y te sueltan que estás fabricando a destajo independentistas y que lo importante es dialogar, tender puentes y ser flexibles.
  • Comentas que es un sarcasmo que un asesino de ETA se pasee por su pueblo cuando en su debe tiene decenas de muertos inocentes y te replican, olvidando que la aplicación literal de las leyes no siempre es hacer Justicia, que ya ha cumplido pena de prisión -un par de años por cada cadáver - y que la reinserción nos hace mejores y honra a nuestro sistema.
  • Y donde ya se ponen estupendos y no hay quien aguante a los herederos de la Alianza de Civilizaciones de Zapatero, es cuando se debate sobre culturas, modelos y política internacional.
  • Asumiendo que los principios por los que nos regimos en Occidente no son inmutables y que nuestros conceptos y principios se ha ido adaptando con los tiempos, concluyen en la falacia de que todos los credos, países y civilizaciones son válidos y por tanto respetables.
  • La consecuencia práctica de ese enfoque es que políticos españoles, de los que se presentan a las elecciones y sacan pecho en las tertulias, puedan sin sonrojarse apoyar al régimen chavista de Venezuela, cobrar de los ayatolás iraníes o participar en un aquelarre de Bildu a favor de los etarras presos. Y que encima te escupan en la cara que eres un inmovilista retrógrado y no entiendes.
  • Por muy relativista que uno sea, parece evidente que no puede hablarse de civilización sin libertad, democracia e igualdad entre hombres y mujeres.
  • Y que nadie, con dos dedos de frente y una pizca de sensibilidad, puede permanecer indiferente frente a la infibulación sexual las niñas o la costumbre de asar a la viuda en la pira funeraria del marido.
  • Pues si tenemos claro que no se puede tolerar el inhumano sati hindú o que ahorquen homosexuales en Irán tampoco, que entierren en vida a un opositor en Caracas o tomen la democracia por el pito del sereno terroristas y separatistas.
  • No estoy proponiendo servir al caníbal asado con patatas y con una manzana en la boca esta Navidad, pero si darle un buen mordisco. Para que aprenda.