Antonio Burgos, Escritor y periodista

Verdad

«Podemos quiere acabar con el PSOE y mientras Susana Díaz envuelta con la bandera en plan Marujita Díaz»Columna en 'ABC', 17-02-2016

La opinión de los lectores

Votar

Antonio Burgos entiende en 'ABC' que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez están jugando al paripé con los medios de comunicación, con los ciudadanos y hasta con sus propios militantes. No le falta razón al bueno del excelente periodista y escritor andaluz:

Las hemerotecas están llenas de portadas históricas, jirones de la Historia de España. En la colección de ABC está aquella en defensa del Benemérito Instituto cuya divisa es el honor: «Los guardias civiles también tienen madre». Portada que podría haberse repetido cientos de veces en lo que ahora todo el mundo quiere hacer olvidar: los guardias civiles asesinados por la ETA (ya instalada en el poder gracias a ZP), que dieron su vida por la Patria y en los años de plomo fueron enterrados vergonzantemente en lejanos cementerios de pueblo a los que ni siquiera iban las autoridades.

Como me harté de escribir allí con siete mil millones de seudónimos distintos, tengo encuadernada la colección de «Hermano Lobo». Y hay en ella una portada que viene a ser un desgarrado jirón de los presentes y atribulados días de España. Creía que el dibujo de esa portada era del genial donostiarra José María González Castillo, Chumy Chúmez en el siglo del mejor humor de España. Pero no: es de Ramón. Corresponde a un número puesto en los quioscos con Franco vivo, lo que tiene mayor mérito, el 2 de agosto de 1975. El dibujo representa a un orador dirigiéndose al público desde la tribuna de un mitin. Hablando a «la gente», vamos, como dirían los de Podemos. Exclama el orador: -¡O nosotros o el caos! Y una voz responde desde el anonimato de la masa: -¡El caos, el caos! A lo que el orador replica: -Es igual, también somos nosotros.

Añade que:

Al evocar esa portada me he acordado... -¡De Podemos! No: de Podemos y de Sánchez. De entrambos. Es el discurso de esta hora. El triste discurso de esta hora: o ellos o el caos. O ambas cosas a la vez. Resultando en la parte contratante de la primera parte y en el pedido de dos huevos duros en este camarote de los Hermanos Marx que el caos lo mismo puede serlo Sánchez que Podemos. Si Sánchez, en sus infinitas ansias de poder (que este sí que es de Podemos, pero de «podemos ser presidentes al precio que sea, aunque nos carguemos a España»), constituye su Frente Popular de Perdedores y Separatistas, será el caos. Pero también lo será, y más, si para pactar con Podemos tiene que aplicar el Libro Gordo de Petete de su programa, quizá redactado por un personaje que, en la historia del Humor Español, cada vez me recuerda más al Repelente Niño Vicente de Rafael Azcona en «La Codorniz»: Errejón. Lo que dice ese Libro Gordo es el caos perfectamente organizado, en un tocho así de gordo. Que se titula «Un país para la gente», «La gentuza convertida en Castuza para un país» o una cosa así: ni me acuerdo ni me da la gana recordarlo.

Y se cuestiona lo siguiente:

¿Y saben por qué? Porque igual que ellos son cada vez más agnósticos, y se burlan hasta del Padrenuestro con una parodia sacrílega y blasfema en los premios Ciudad de Barcelona sin que la Justicia actúe de oficio por escarnio a una religión (que obviamente no es la mahometana), yo no me creo nada de este horizonte de caos que dibujan entre el uno, Sánchez, y los otros, los de Podemos. Que están queriendo todos que los hagan ministros: ¡hala!, quince ministerios para colocar paniaguados y 96.000 millones de euros más para la pública mamandurria, que han de salir de nuestros bolsillos. No me creo nada. Lo de Sánchez con el Libro Gordo del Caos no es rentoy. Es un paripé pactado, para que luego vengan con las rebajas: «¡Que se besen, que se besen!». Y sean felices. Y coman perdices como se van a comer la Unidad de España y lo que haga falta con tal de coger el poder. Podemos... Podemos acabar con un PSOE más radical que Podemos. Y Susana Díaz, mientras, envuelta en la bandera de España en plan Marujita Díaz. No me creo nada. Ni el caos del Libro Gordo de la Gentuza ni el número de la banderita. Paripé se llama la figura.