Voz del sur

Julio Frank Salgado

La sanidad tendrá que esperar

La ciudadanía que empujaba un proceso constituyente ha tenido que replegarse ante una emergencia sanitaria sumada a su problema de siempre: autoridades políticas dubitativas, ajenas y contradictorias.

Un gobierno de derecha, que parecía actuar a sus anchas y mirar hacia el desarrollo junto a partidos orgullosos del éxito de sus dogmas, había quedado a ras de piso tras la violenta explosión de quienes habían tenido que cargar el costo de todo eso. Mientras, el movimiento social, fortalecido por un nuevo escenario, conseguía influir directamente en las decisiones políticas y abrir un proceso para cambiar reglas injustas a través de un plebiscito sobre nueva Constitución.

Un letal y poco conocido virus se expandió entonces hasta esta delgada faja de tierra y obligó a ese gobierno de derecha a despercudirse de su perplejidad y ponerse de cara al país ante una emergencia sanitaria. El movimiento ciudadano, en tanto, acataba las circunstancias por fuerza mayor, el plebiscito sería postergado y el proceso constituyente sufría una detención.

Las primeras medidas gubernamentales de prevención del contagio se sucedieron escalonadamente, con pausas –y anticipado por los alcaldes y las redes sociales-, como la suspensión de clases, el cierre parcial de malls, las aduanas sanitarias y el Estado de Catástrofe, y para hacer frente al quiebre económico recurrían a una fuente reiteradamente apocada y temida a la vez por la ideología imperante: el Estado.

La prevención y el combate del Covid-19 se transformaron en prioridad nacional e internacional y así, gracias a un impensado y exógeno aliado -una infección pandémica-, el gobierno de Piñera recibía una oportunidad de retomar la sartén por el mango y los partidarios de la “normalidad” anterior, de dar un respiro.

Sartén caliente

El gobierno chileno se situó, por lo tanto, ante una nueva coyuntura, que le dio, en el papel al menos, una oportunidad de recuperar algo del control y la imagen perdidos. Se suponía aliviado temporalmente del peso de un proceso constituyente que nunca estuvo en sus planes y sus partidos afines, de rencillas internas por discrepancias sobre el mismo. Igual expectativa había respecto de sectores políticos y sociales cada vez más insistentes en la renuncia del Presidente, de grupos radicales o anárquicos de protesta callejera violenta y de una población que, no obstante empoderada respecto de sus reivindicaciones comunes y el camino para materializarlas, tenía necesariamente que refugiarse en su hogar durante un período indeterminado para autoproteger su salud y su vida y comenzar a sufrir las consecuencias económicas.

Desde ya, iniciado el estado de excepción, las autoridades se apresuraron en borrar algunas pruebas simbólicas del “estallido” social de octubre: los rayados, grafitis y otros mensajes callejeros más vistosos comenzaron a desaparecer a manos de funcionarios cautelados por las Fuerzas Armadas.

La sartén, sin embargo, continuaba muy caliente. No era sencillo para una administración neoliberal repasar los intereses de los principales protagonistas del sistema económico, el empresariado transnacional, para ceder a las demandas alcaldicias y populares por una cuarentena total. De ahí que la actitud gubernamental dubitativa y terca ya mostrada durante la crisis social se haya repetido en este nuevo y aún más delicado panorama, arriesgando la ocasión presentada y facilitando la posibilidad de males mayores.

Y en eso han estado las autoridades superiores, mientras las multitudes que llenaron las calles se repliegan para tratar de asumir el desafío de cumplir disciplinadamente una restricción cuarentenaria en privado y poder, después, apuntar a su actividad habitual y avanzar colectivamente hacia la aprobación de un futuro distinto al ofrecido… y lo más sano posible.

J.F.S.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Julio Frank Salgado

Periodista y bloguero chileno. Reportero y editor en medios escritos, radiales, televisivos y digitales. Autor de "Médicos en la Historia de Chile" (2005) e "Idolos de blanco" (2011). Año XV en la blogósfera de PD.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Julio Frank Salgado

Periodista y bloguero chileno. Reportero y editor en medios escritos, radiales, televisivos y digitales. Autor de "Médicos en la Historia de Chile" (2005) e "Idolos de blanco" (2011). Año XV en la blogósfera de PD.

Lo más leído