Voz del sur

Julio Frank Salgado

La censura también socorre a Piñera

Canal de televisión que se mostraba “alternativo” a la prensa dominante quiso abordar la probidad del Presidente de la República y se quedó en el intento.

La censura también socorre a Piñera
@GarinDiputado, 26-11-2020, Twitter.com

Caída la noche, el jueves 26, el diputado independiente Renato Garín se trasladaba hacia dependencias del canal de televisión abierta La Red en un vehículo dispuesto por la propia estación, según contó él mismo minutos después. Recibió entonces un mensaje por WhatsApp que le comunicaba que él “ya no iba” en el programa de entrevistas “Mentiras Verdaderas”, conducido por el periodista Eduardo Fuentes. Igual mensaje publicó minutos después este conductor, dando cuenta que tampoco participaría Gino Lorenzini, un consejero financiero-previsional.

Ambos, Garín y Lorenzini, hablarían de la denuncia sobre una supuesta triangulación ilegal en la inversión de los fondos de pensiones acumulados durante décadas por los trabajadores chilenos en administradoras privadas, las AFP. La denuncia apuntaba en definitiva a que recursos así empleados habrían permitido ingresar a la propiedad precisamente de una AFP, operación prohibida por el decreto de la dictadura de Pinochet que creó dicho sistema previsional en 1980.

El sospechoso de mayor grado mencionado era… el Presidente de la República.

Y La Red, cuyos programas periodísticos habían logrado desligarse del enfoque economicista y políticamente autocensurado extendido por los medios tradicionales e identificar mejor a la oposición ciudadana, tuvo que poner marcha atrás y moderar el paso. La aparición auxiliadora de periodistas del espacio político estrella de dicha estación, “Pauta Libre”, no logró borrar la expresión de desconcierto y amargura del conductor censurado.

El domingo 29, muchos de los seguidores de “Pauta Libre”, desencantados por lo que vieron y escucharon allí, concluyeron que el tema no había sido abordado desde el punto de vista que esperaban.

Las quejas al respecto son explicables, considerando que, en un lado, el gobierno aprieta a Lorenzini investigando su desempeño profesional y tratando de proscribirle legalmente de su actividad, acusándole de publicidad engañosa y de alterar las expectativas del mercado financiero con sus consejos de cambio de multifondo de última hora, y la Cámara de Diputados, en el otro, realizará una sesión especial sobre el caso. El censurado Garín, por su parte, está buscando las firmas necesarias para crear una comisión investigadora.

Instinto financiero y suerte política

La historia empresarial del actual gobernante chileno le ha llevado a ser uno de los principales multimillonarios del país, con cerca de tres mil millones de dólares de patrimonio, pero escándalos financieros le han degradado a nivel colectivo, como su procesamiento en 1982 por la quiebra del Banco de Talca y el “perdonazo” tributario de un par de años atrás.

El negocio de las tarjetas bancarias le permitió despegar, ingresó a la política como integrante del nuevo Parlamento y años después derribó el mito levantado contra él por sus detractores al convertirse en el primer empresario millonario en alcanzar la Presidencia de la República. Lo repitió en 2018, pero cuando decía gobernar un país “oasis” en medio de la crisis internacional, una revuelta social destruyó su imagen triunfadora, desestabilizó su gobierno neoliberal y comenzó a exigirle la renuncia. Pasados apenas dos meses, el Congreso le acusó constitucionalmente por violación de los derechos humanos durante la represión de las protestas, cargo incluido en diversas querellas e informes especiales de organismos internacionales.

En su momento más crítico -diciembre de 2019-, sin embargo, parte de la oposición acudió en su ayuda invocando la antigua tradición presidencialista del país y con la irrisoria explicación que no se debía destituir a un Presidente elegido en forma democrática. Una reacción equivalente, aunque más numerosa, contuvo rápidamente otros embates provenientes de la izquierda, como un proyecto que, junto con ampliar la participación popular en el proceso constituyente, permite a la Convención Constitucional definir sus quórum con autonomía, propuesta contraria a su “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución”; y otro, destinado a acortar su período adelantando las elecciones presidenciales de 2021.

Al parecer, se puede dudar hasta de su probidad aun recurriendo a expresiones orales y escritas desmedidas, diligencias legales inútiles o protestas populares violentas (aunque tergiversadas mediáticamente), pero nunca exponiendo argumentos en forma pública y libre…

J.F.S.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Julio Frank Salgado

Periodista y bloguero chileno. Reportero y editor en medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y digitales. Activista digital por una Constitución democrática para Chile desde 2007. Autor de "Médicos en la Historia de Chile" (2005) e "Idolos de blanco" (2011). Año XVI en la blogosfera de PD.

Julio Frank Salgado

Periodista y bloguero chileno. Reportero y editor en medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y digitales. Activista digital por una Constitución democrática para Chile desde 2007. Autor de "Médicos en la Historia de Chile" (2005) e "Idolos de blanco" (2011). Año XVI en la blogosfera de PD.

Lo más leído