Voz del sur

Julio Frank Salgado

Independientes también quieren escribir la nueva Constitución

Diversas agrupaciones sociales chilenas preparan candidatos a la Convención Constitucional.

Confirmada la ventaja arrolladora del “Apruebo” sobre el “Rechazo” la noche del 25 de octubre, radio Biobío transmitía despachos desde la sede partidaria donde se estaban reuniendo dirigentes de la ex Concertación para celebrar. Los conductores de turno comunicaron entonces algunos mensajes enviados por auditores, los que preguntaban por qué tanta celebración pública de los políticos considerando que el triunfo había sido “de la gente”.

Quizá la reacción de los aludidos obedecía a la fuerza de la costumbre, pues estaban habituados a festejar tanto triunfos electorales como acuerdos políticos y legislativos “transversales” a lo largo de 30 años. Por algo habían desmovilizado oportunamente al movimiento social que presionó por el término de la dictadura, alejado a la población de la política contingente y el interés cívico, y acallado hasta donde pudieron las voces que exigían una Asamblea Constituyente.

Y aunque el llamado estallido social obligó a la “clase” política a ceder parte de su tradición elitista, la pandemia parece haberle repuesto esa diferencia al minimizar las manifestaciones callejeras y las formas de comunicación social, quitar épica a lo colectivo y evitar una adecuada participación popular en el proceso constituyente.

Si bien la paridad de género fue aprobada sólo un mes después del acuerdo partidario sobre el plebiscito, la incorporación de escaños reservados a pueblos indígenas aún no está totalmente zanjada y los independientes, aquella inmensa mayoría que no milita –ni le interesa hacerlo- en partidos políticos, han recibido, también después de un año de discusiones, sólo una rebaja del número de firmas para inscribir candidatos y la habilitación de un trámite electrónico.

Los independientes tendrán, por lo tanto, que conseguir y validar a los patrocinantes de candidaturas en pocas semanas y sin mayores recursos, además de resignarse a ver cómo otros postulantes se eximen de esos requisitos aceptando un comprometedor cupo partidario.

Pero si fue la decisión de la gente el origen del primer proceso auténticamente democrático de nuestra historia hacia una nueva Constitución, ha de ser también ella la que otorgue a su resultado el grado de legitimidad que corresponde. Debe tener la posibilidad de votar por candidatos propiamente independientes a la Convención Constitucional que redactará la nueva Carta Magna, por lo que agrupaciones de distintos sectores sociales y nombres elocuentes, como La Lista del Pueblo, Independientes No Neutrales y Levanta Chile, y formales, como Convencionales, ya han avanzado en ese sentido, mientras Antofagasta Constituyente, Aysén Constituyente y Comunidad por la Dignidad, entre otras, también trabajan en eso.

No tienen alternativa, después de todo. Proviniendo de esa gran mayoría ciudadana sin banderas partidistas, sienten el deber de representarla como puedan en el momento político más importante de un país democrático.

J.F.S.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Julio Frank Salgado

Periodista y bloguero chileno. Reportero y editor en medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y digitales. Activista digital por una Constitución democrática para Chile desde 2007. Autor de "Médicos en la Historia de Chile" (2005) e "Idolos de blanco" (2011). Año XVI en la blogosfera de PD.

Julio Frank Salgado

Periodista y bloguero chileno. Reportero y editor en medios de comunicación escritos, radiales, televisivos y digitales. Activista digital por una Constitución democrática para Chile desde 2007. Autor de "Médicos en la Historia de Chile" (2005) e "Idolos de blanco" (2011). Año XVI en la blogosfera de PD.

Lo más leído