EL HOMBRE Y SU CASA

¿Puede entrar el propietario a la vivienda alquilada en ausencia del inquilino?

¿Puede entrar el propietario a la vivienda alquilada en ausencia del inquilino?
Euribor, hipotecas, vivienda, alquiler, compra y bancos.

El tema es espinoso, porque se mezcla con conceptos tan sutiles como la intimidad, pero conviene dejarlo meridianamente claro, para evitar conflictos, peleas y suspicacias.

Una opción, que tiene su alcance el propietario, es incluir una cláusula en el contrato de arrendamiento donde se le autoriza -a él personalmente o a alguien designado por él- a acceder a la vivienda en ausencia del inquilino, para resolver incidencias en el interior, como pude ser desde la rotura de la caldera a una filtración de agua, pasando por una avería.

Menos formal e igual de eficaz es una autorización por escrito, vía SMS o e-mail del inquilino al propietario, en la que se autoriza la entrada en la vivienda del arrendador o del técnico que se designe, en ausencia del inquilino.

El artículo 21.3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos establece lo siguiente:

«el arrendatario deberá poner en conocimiento del arrendador, en el plazo más breve posible, la necesidad de las reparaciones necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido, a cuyos solos efectos deberá facilitar al arrendador la verificación directa, por sí mismo o por los técnicos que designe, del estado de la vivienda».

 

'El pisito': el drama de la vivienda en EspañaPD
Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
Ivan Rastik

El periodismo tiene mucho de tarea colectiva y el multifacético Iván Rastik encarna el ‘espíritu’ de la parte más ardiente, frívola y dicharachera de la redacción. Es él, a título individual pero asumiendo una tarea colectiva, quien asume bajo su nombre todo eso que otros, por pudor, recato, corrección política, melindres, prudencia, timidez o cordura nunca se atreverían a firmar. Y lo hace encantado.

Lo más leído