El director de 'Es la Mañana de Federico' señala la traición del presidente 'cum fraude' a los navarros de bien

Losantos, directo como una daga al corazón de Sánchez tras su componenda bilduetarra en Navarra: «No cabe concentrar más cobardía en menos días»

"Los terroristas no son tan fáciles de corromper como este PSOE ahora euskonavarro, y han convertido la investidura de Chivite por la gracia del hacha y la serpiente en un alarde de poder presente y futuro, siempre junto al PNV"

Losantos, directo como una daga al corazón de Sánchez tras su componenda bilduetarra en Navarra: "No cabe concentrar más cobardía en menos días"
Federico Jiménez Losantos y Pedro Sánchez.

Federico Jiménez Losantos, aunque de vacaciones hasta septiembre de 2019 en ‘Es la Mañana de Federico’ (esRadio), no falta a su cita semanal con los lectores de Libertad Digital y este 4 de agosto de 2019 se centra en la noticia de la semana, la investidura de María Chivite, muy socialista ella, aceptando el apoyo por la vía de la abstención de Bildu para ser presidenta de Navarra.

Expone Losantos que:

Mientras el traidor Sánchez entregaba Navarra a la ETA y al PNV, por este orden, las tres derechas llegaban a un acuerdo de gobierno para la Comunidad de Madrid. Les ha costado, pero lo han hecho. En cambio, a la Izquierda no le ha costado nada entregarse de pies y manos a su banda, que, como dije el domingo pasado corrigiendo parcialmente a Rivera, no es otra que la ETA.

Recuerda el periodista que los herederos de ETA no tienen la mala costumbre de dejarse corromper:

Pero los terroristas no son tan fáciles de corromper como este PSOE ahora euskonavarro, y han convertido la investidura de Chivite por la gracia del hacha y la serpiente en un alarde de poder presente y futuro, siempre junto al PNV, el aita racista, pero gracias a los gorrinos, que así llama la ETA en sus medios de propaganda a los empleados del PSOE.

Y apunta como se las gastan si no se cumplen sus pretensiones:

En el parlamento vasco, uno de sus cabecillas recordó que el pacto firmado por el PSOE, en términos que desconocemos, deberá cumplirse. Al tiempo, su cofrade en Pamplona subrayaba que el de Chivite es –y deberá recordarlo siempre– un «gobierno minoritario», así que cada leyezuela que no sea anexionista –esas las aprobará el PSN de rodillas– requerirá el placet de la banda. Andoni Ortúzar, el jetzale del PNV que bendijo en Pamplona a la continuadora de Uxue Barcos, señora de temible aspecto y que dicen que es peneuvista pero a mí siempre me ha parecido hermana de Otegi, aclaró que la «normalización» que ha llegado a Navarra debe extenderse a Madrid. Ya amenazó con no votar a Sánchez en la Investidura si no entregaba antes Navarra, y es tal su poder que ya la ha entregado y sigue sin ser investido.

Y saca a colación las burlas de Otegi con el consentimiento de un Gobierno inane y que tiene por norma mirar hacia otro lado

El terrorista Otegi remató, que es lo suyo, la burla a las víctimas de ETA, especialmente las del PSOE, diciendo que «ETA tiene 250 presos y habrá 250 homenajes». Así presumía del pasacalles para agasajar a uno de los torturadores de Ortega Lara, que Marlaska permite y Celáa justifica. No cabe concentrar en menos días tanta ignominia, tanta vileza, tanta cobardía.

Asimismo hacía suyas las reflexiones del editorial de El Mundo del 3 de agosto de 2019:

«Si la decencia y la dignidad rigieran en la política española, el presidente del Gobierno en funciones no habría tardado ni medio segundo en abortar ayer la ignominiosa operación por la que la socialista Chivite fue investida presidenta de Navarra gracias a Bildu. (…) El líder de la izquierda abertzale, envalentonado al modo de las alimañas, impuso las condiciones con las que el PSN debe tragar para poder estar al frente de la Comunidad Foral, exultante por tener la llave para todo, incluida la aprobación de los Presupuestos. Y no se detuvo ahí. Aprovechando que los herederos de ETA también son claves para una posible investidura de Sánchez en septiembre, lanzó al PSOE su órdago -abstención en el Congreso a cambio de empezar a hablar ya de autodeterminación y de excarcelación de etarras- y desafió con chulería al Estado de derecho asegurando que «habrá 250 recibimientos más a presos».

(…) «Lo peor es que a Otegi no le falta razón en esto último. Claro que seguirá habiendo recibimientos festivos a los asesinos que salgan de la cárcel. Y con absoluta impunidad y recochineo tanto a las víctimas como al conjunto de los españoles que han soportado durante más de cuatro décadas el zarpazo etarra. Será así porque España es un país donde los máximos responsables de cumplir y de hacer cumplir la ley se la saltan a su conveniencia. Los delegados del Gobierno en el País Vasco y Navarra, por no hablar de sus respectivos Ejecutivos autonómicos, hacen dejación de sus funciones y no aplican la Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas, que impone a las Administraciones Públicas la prohibición de «menciones conmemorativas o de exaltación o enaltecimiento del terrorismo».

Esta es la clave: los delincuentes cuentan con el amparo de los que, con la Ley en la mano, deberían impedir sus delitos. Y lo hacen porque forman sociedad política con los criminales. Y seguirán haciéndolo porque no hay un movimiento de opinión, a través de los medios de comunicación, que frene la propensión, casi tradición, del PSOE a traicionar a España. Si los periódicos, las televisiones y las radios tuvieran ese discurso político, Pedro Sánchez daría marcha atrás. No lo hará porque cuenta con todas las televisiones, la mayor cadena de radio y el primero de los diarios de papel para legitimar cualquier fechoría, disparate o altísima traición. La que sea.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído