Los vídeos de la nueva estrella de YouTube ya alcanzan la suma de 87 millones de visitas

¿Quieres probar los mágicos efectos que produce la voz de esta encantadora rubia?

"Es una lluvia de chispas (...) es como una arena tibia que gotea sobre tu cabeza hasta tus hombros (...) es como la piel de gallina en tu cerebro"

"Hola mi nombre es María y estoy aquí para hablarles sobre el ASMR"

Millones de usuarios de YouTube se pirran por ella y su melodiosa voz, -más bien un susurro- que invita a la relajación y a nuevas sensaciones que apaciguan el estrés diario:

«Hola mi nombre es María y estoy aquí para hablarles sobre el ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma), una sensación placentera que experimentas cuando escuchas voces únicas y suaves o ciertos sonidos».

Como si estuviera revelando un secreto, sigue susurrando y suavemente golpea sus dedos contra la base de madera de un cepillo para peinar, mientras sonríe a la cámara.

Según da cuenta ‘El Tiempo’, es una inmigrante rusa de 28 años que vive en uno de los suburbios de Maryland EEUU.

Sus miles de seguidores repiten una y otra vez sus vídeos para escuchar sus susurros, mientras interpreta personajes como bibliotecaria, estilista, masajista, al tiempo que realiza movimientos simples que generan sonidos relajantes como soplar una vela, pasar las páginas de un libro o doblar una toalla.

A primera vista, lo que esta mujer hace puede parecer extravagante y sin sentido, pero para las personas que ven sus grabaciones hay un toque de magia detrás de lo que ella hace.

TRANQUILIDAD

Su voz les infunde tranquilidad, les ayuda a superar el insomnio e induce a una sensación física denominada ASMR, en la que el cuerpo se contagia de pequeñas sensaciones que relajan, una especie de «hormigueo eufórico», como ella misma describe.

«Es una lluvia de chispas (…) es como una arena tibia que gotea sobre tu cabeza hasta tus hombros (…) es como la piel de gallina en tu cerebro»,

describe María.

María no revela su apellido por razones de seguridad. Aunque muchas personas ven sus videos para conseguir el efecto relajante, otros malintencionados lo ven con fines sexuales y pasan la línea de la admiración al acoso cibernético.

Los vídeos de la nueva estrella de YouTube ya alcanzan la suma de 87 millones de visitas. La joven rusa publica un video por semana y ha invertido una buena suma dinero en micrófonos binaurales que le permiten lograr un encuentro «íntimo» con su audiencia.

DEPRESIÓN

Sus fines no son lucrativos. Dice que el ASMR la ayudó a superar su divorcio y una fuerte crisis de depresión y ahora solo quiere devolver el favor.

«Tal vez en medio del ajetreo de la vida diaria podemos encontrar consuelo en sonidos simples (…) existen hermosos y pequeños detalles a los que generalmente no les prestamos atención».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído