Doris Deaherdie hace realidad sus fantasías sexuales con el sorprendente regalo de su hija

[Vídeo] La vieja verde a quien le importa todo un pito cumple 100 años sobando el pene a un cachondo stripper

La anciana aplaude entusiasmada en el bar en mitad del espectáculo y echa mano al 'paquete' sin tapujos

La animosa centenaria se había dado antes un garbeo en helicóptero para ir calentando motores

El escenario para dar rienda suelta a sus fantasías sexuales fue un bar de Retford, Inglaterra, donde la llevó su solícita hija. La madre cumplía sus ‘primeros’ 100 años y nada mejor que regalarle aquello por lo que venía suspirando largo tiempo: un buen primer plano de los atributos sexuales de un hombre. Y para ello no tuvo reparo alguno en alquilarle a un stripper, que la dejó más que satisfecha.

A TODO RITMO Y CON LA MANO PRESTA

Doris Deaherdie estaba loca de contenta con el regalo. Ataviada con una gorra de marinero, batiendo palmas y a todo ritmo, recibió a su ‘invitado’ sin acabar de creérselo aunque, cuando éste se subió casi a horcajadas en su cara, echó rápidamente mano al ‘paquete’ sin dudarlo, no fuera a ser que se le escapara el ‘pájaro’.

Las risas de los presentes no la alteraron lo más mínimo, que sí el meneo del joven, quien además llegó a untar una de las manos de la anciana con crema para después lamerla obscenamente.

EN HELICÓPTERO ‘INSINUÁNDOSE’

Deaherdie ya había estado pidiendo guerra ese día por la mañana, ya que no en balde disfrutó a modo de obsequio de un estupendo paseo en helicóptero. Allí, en las alturas, le pidió al piloto que se quitara la ropa, pero este se negó.

Su retoña tomó buena cuenta de ello y no dejó que acabara frustrada, una vez en tierra.

Con hijas así, y señoras como ésta, da gusto ir por la vida. Lo demás son tonterías. ¿O no?

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído