La funeraria 'Mi último capricho' fabrica un ataúd con forma de estadio Santiago Bernabéu

Hinchas: Con el Real Madrid hasta el más allá

Zidane: "El Real Madrid vive siempre con la presión de ser favorito"

Hinchas: Con el Real Madrid hasta el más allá
El ataud para hinchas del Real Madrid, con forma de Estadio Santiago Bernabéu. PD

Los hinchas del Real Madrid se enfrentan este sábado 3 de junio de 2017 a la gesta de conseguir su duodécima Champions (Zidane: «El Real Madrid vive siempre con la presión de ser favorito»).

Una noche de ansiedad y tensión que revoluciona el corazón -en pulsaciones y sentimiento- que nadie sabe cómo puede terminar. Por ello, para dormir (eternamente) más tranquilo, la joven empresa ‘Mi último Capricho’ fabrica entre otros modelos ataúdes con forma del estadio Santiago Bernabéu (Nuevo ridículo de la TV3: promociona la final de Champions con un spot muy antimadridista).

Fundada a finales de 2016, esta compañía afincada en Toledo ha revolucionado el sector fúnebre tras la presentación en la Feria Internacional de Productos Funerarios de Valencia (24 -26 de mayo) un féretro diseñado a imagen y semejanza del estadio del Real Madrid Club de Fútbol.

Jesús Manzanaro, fundador, asegura en una entrevista a Evasión que están muy satisfechos de la acogida que tuvieron tanto en el evento como entre la prensa especializada y que el original ataúd lanzado «se vendió en la misma feria».

Manzanaro, empresario hostelero y antiguamente dedicado a la construcción, dedica casi todos sus esfuerzos a esta nueva iniciativa empresarial en la que lleva tiempo trabajando.

Como cuenta Yago Gantes en ‘El Economista’, través de ‘Mi último Capricho, arcas y urnas funerarias exclusivas’, este emprendedor propone una forma diferente de celebrar la muerte que se inspira en los originales ataúdes que utilizan algunas poblaciones en Ghana para enterrar a sus muertos.

Los féretros de está compañía están tallados por el escultor vasco Pedro Bueno y posteriormente se terminan en la fabrica que la compañía tiene en Camuñas, Toledo.

Aunque el modelo de presentación sea tan llamativo, Manzanaro explica que pueden hacer cualquier tipo de diseño -«hacemos lo que nos pidan»- pero que todos los sarcófagos son únicos.

La madera utilizada es cedro de gran calidad y su valor puede ascender a los 15.000 euros.

A pesar del precio, Jesús Manzanaro espera que su producto pueda dirigirse al gran público, sobre todo a aquellas personas que precisamente «quieran darse un último capricho».

Además, la compañía se compromete a que la originalidad de la propuesta o diseño nunca haga perder «la elegancia, el respeto y la funcionalidad».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído