Esto es lo que hay

Miguel Ángel Violán

Devaneos suecos

Creo firmemente en la inmersión como sistema eficaz para hacerse con las riendas de una lengua extranjera. La discontinuidad y el ritmo bajo son enemigos del aprendizaje eficaz. Todo eso me enseñó mi caótico aprendizaje de la lengua alemana, donde me faltó regularidad y método, si bien tras muchos años y esfuerzo adquirí el nivel superior C-2.

No quiero que esto me suceda con el sueco. Me ilusiona la idea de alcanzar en los próximos quince meses el nivel B-2, todo ello supeditado a que mis objetivos profesionales se mantengan y pueda pronto iniciar alguna escapada a tierras suecas.

Llevo a fecha de hoy un mes y medio desde que me inicié en el sueco y compruebo con satisfacción que ya medio entiendo las informaciones principales de los periódicos. En ocasiones me da rabia no entender algo y acudo presto al diccionario. Entender lo que no sabía me produce efectos balsámicos y me ayuda a que el vocabulario enraíce en la memoria. hay algo de rabia y sufrimiento en mi método pero me funciona.

La gramática la encuentro francamente sencilla. Los infinitivos verbales tienen su complejidad y ciertamente la comprensión auditiva se me hace difícil. Pero es justamente la salsa de este aprendizaje. Cuando vuelvo a mis grabaciones de lengua alemana se me antoja este idioma fonéticamente sencillo, trivial, acostumbrado yo ya a la selva de sonidos del sueco, su musicalidad imprevisible y esos puñeteros cambios de pronunciación según con qué sílaba una palabra acaba y otra empieza.

(Habrá que poner en este combate lo que hay que poner).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Violán

Miguel Ángel Violán, Barcelonés. Periodista y escritor. Formador de comunicadores con millares de ex alumnos repartidos por toda España y Latinoamérica. Es doctorando en oratoria y conferenciante.

Lo más leído