Esto es lo que hay

Miguel Ángel Violán

Lo de Ter Stegen

A menudo vemos a los futbolista de élite por televisión y sus facciones duras y ademanes épicos hacen que sobrevaloremos su madurez. Yo los he visto en persona y sé de su aniñamiento e inclinaciones adolescénticas aunque sean ya millonarios aunque bisoños.

La frivolidad de anoche de Ter Stegen contra el Celta de Vigo dejó en agua de borrajas la remontada azulgrana en el campo de Balaídos, plagada de errores previos, uno de ellos del propio Ter Stegen y la temeraria alineación de Luis Enrique (innovar, sí; dispararse al pie, no).

Soy de los que piensan que Ter Stegen está llamado a ser uno de los tres mejores porteros del mundo de la próxima década. Debe, sin embargo, madurar. Pulir su carácter. Osadía, sí. Narcisismo, no. Los toques de lucimiento hay que saber administrarlos. Un deseo excesivo de protagonismo puede malograr una prometedora carrera. Arrogancia no, humildad sí.

(Anoche fue un momento importante en la carrera del portero teutón; bravo por sus declaraciones post partido confesando su culpabilidad; si interioriza la conclusión y hace propósito de enmienda, tenemos un gran guardameta en ciernes. Ojalá).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Violán

Miguel Ángel Violán, Barcelonés. Periodista y escritor. Formador de comunicadores con millares de ex alumnos repartidos por toda España y Latinoamérica. Es doctorando en oratoria y conferenciante.

Lo más leído