Esto es lo que hay

Miguel Ángel Violán

Bomberos que están que arden

Paso tres plácidos días en el pueblo de Céret, en la comarca francesa del Vallespir, en la Catalunya Nord. Es una localidad con algo especial: pequeña, tranquila, manejable, artística. Siempre que voy celebran sardanas, a las que acuden lugareños pero por encima de todo catalanes del sur. Céret es un pequeño parque temático de catalanidad estilo francés. Apenas oigo hablar el catalán en mi constante deambular por sus bellos callejones. Pero la cultura catalana está presente. Y saca así buenos réditos turísticos.

No hay día que no tome en el Café Central mi «noisette» (cortado, la misma palabra que avellana; precio 1’60 euros en terraza). Los lugareños son tranquilos y discretos. Nadie molesta a nadie. Los precios son mesurados (un detalle que un catalán siempre agradece). La amabilidad en los servicios, más que aceptable.

(Leo en «Le Indepéndant» que se prohíbe a los bomberos locales participar en las competiciones del deporte rey local, el rugby, por la alta siniestralidad en lesiones. Ellos alegan que tal deporte fomenta su capacidad de trabajo en equipo, clave para la lucha contra el fuego. Conflicto a la vista: algunos bomberos deben de estar que arden…)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Violán

Miguel Ángel Violán, Barcelonés. Periodista y escritor. Formador de comunicadores con millares de ex alumnos repartidos por toda España y Latinoamérica. Es doctorando en oratoria y conferenciante.

Lo más leído