Isaías Lafuente – ¿Los españoles son patéticos?


MADRID, 4 (OTR/PRESS)

El último Debate sobre el estado de la nación dejó un agrio momento en el que el presidente Rajoy le dijo a Pedro Sánchez que era patético y que no volviera a hablar en la tribuna. Fue una pasada de frenada impropia, fruto de la incomodidad que le produjo el discurso de su rival que se apartó del tono idílico con el que el presidente dibujó la situación actual del país.
Hoy conocemos el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas en el que ocho de cada diez ciudadanos, ignorantes de las buenas nuevas anunciadas por Rajoy, consideran que la situación económica del país es igual o peor que la del año pasado. Y casi la misma cantidad de ciudadanos, el 75% califica la situación política mala o muy mala. Es verdad que el estudio también certifica que el número de españoles que confía en que la situación mejorará duplica a quienes consideran que irá a peor, pero sigue siendo una mayoría, el 42%, la que cree que todo seguirá igual. Quizás esto explique que el líder del PSOE ganase el debate por unas décimas a Rajoy, porque supo adecuar su discurso a una realidad que el presidente quiere sobrevolar de manera acelerada a base de cifras macroeconómicas.
No se pueden negar las cifras positivas sobre la economía que están llegando en los últimos meses ni podemos dejar de alegrarnos por ellas. Pero conviene recordar algunas pequeñas cosas. Que la mejoría aún no nos ha sacado del hoyo, que las cifras todavía están lejos de las que recibió el gobierno de Rajoy hace tres años, siendo aquellas nefastas, y que tras los números se esconden realidades de una nueva economía en la que llamamos trabajo a casi cualquier cosa y hemos dejado el listón del bienestar a ras de suelo. Los ciudadanos fuimos los primeros en padecer los efectos de una crisis que no provocamos y seremos los últimos en percibir los beneficios de su abandono mientras vemos cómo empresas y entidades financieras vuelven a ver alegrías en sus balances. Esta es la negra e injusta realidad y quien la niegue, intente maquillarla o enterrarla prematuramente, ese sí merecería el calificativo de patético.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído