El periodista pide a los catalanes que dejen de callar de una vez ante "esta pareja de somormujos"

Carlos Herrera pone a escurrir a Artur Mas y Ada Colau: el «mediocre» y la «ignorante»

El nuevo gran fichaje de la COPE usa su columna de ABC paraentrar a degüello contra el "president" y la alcaldesa de Barcelona

Carlos Herrera pone a escurrir a Artur Mas y Ada Colau: el "mediocre" y la "ignorante"
Carlos Herrera. Nuevo Forum

Que esos catalanes que aún se tienen por sensatos salgan del armario y manifiesten más claramente su desafección a estos aventureros en lugar de callarse como puertas

Empieza calentito este mes de agosto de 2015 en las columnas de papel. A falta de micrófono -hasta septiembre-, Carlos Herrera se desahoga en la suya de ABC después de que Ada Colau se reuniera con Artur Mas el jueves y saliera del Palau de la Generalitat más adepta de lo que entró. Y proclamando a los cuatro vientos su apoyo a la Diada del 11 de septiembre (Tilda de «tics de dictadorzuelos» las patochadas de Carmena y su equipo).

En El Ardor de los necios escribe:

«Colau es la síntesis perfecta de la modernidad catalana: una ignorante al frente de la maquinaria de una ciudad».

No está mal para empezar, pero es que luego va subiendo el tono:

«La alcaldía de la ardorosa Colau, como la de otros ejemplos que la izquierda tonta ha conducido a los altares del éxito representativo, consiste básicamente en poner el lado bueno para la foto, en acentuar las aristas más provocadoras de su carácter para alimentar a unas bases necesitadas de ardor de estómago».

La nueva estrella de COPE se muestra convencido -como el viernes Mariano Rajoy- de que no habrá independencia de Cataluña porque «ni es el momento, ni son las formas ni son las personas («Los que votaron a las Carmenas y las Colaus están encantados con que se dediquen a las mamarrachadas»).

No obstanta añade:

«Pero contamos con lo que contamos, que es un mediocre con ansias de mesías en la Generalitat y una polvorilla absurda en la alcaldía de Barcelona. Lógicamente se reúnen, hablan de sueños baratos y prescinden de la legalidad porque la legalidad no es quién para desmontarles la barraca de feria en la que tienen puestas sus esperanzas de futuro».

¿Y cuáles son esos sueños?

«Mas sueña con que su foto presida las escuelas catalanas de los niños que estudien en la arcadia venidera, y Colau que su nombre figure en las guías que definan a Barcelona como la ciudad de los saltimbanquis y rastafaris. A uno y a otra la legalidad les importa poco porque la legalidad no se hizo para obstaculizar los sueños de aquellos que se creen que inspiran las aspiraciones de la mayoría».

Acaba Herrera pidiendo a «esos catalanes que aún se tienen por sensatos», que salgan del armario y manifiesten «más claramente su desafección a estos aventureros en lugar de callarse como puertas» (Carlos Herrera: «Si no fuera por los bancos éste no podría ser un país de propietarios, que lo es»).

«Menos callar ante el avance de mediocres y más mostrar coraje ante la conjura de los necios, ante el acuerdo indecoroso de individuos como esta pareja de somormujos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído