La fórmula sintética de 'En Marcha' pone un punto y aparte en la V República

El bello Macron se lo lleva todo

El nuevo presidente aún tiene que demostrar que funciona en un país con importantes necesidades reformistas

El bello Macron se lo lleva todo
El presidente de Francia, Emmanuel Macron y su esposa, Brigitte. FR

La República en Marcha consigue una holgada victoria con un 32,32 por ciento de los votos. La abstención fue del 51,29%

LA primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia ha confirmado a Emmanuel Macron y a su partido, La República en Marcha, como las principales opciones de los franceses para su futuro político.

Con una previsión de entre el 30 y el 32 por ciento de los votos, el partido de Macron se alza con la victoria y encara la segunda vuelta de las elecciones, prevista para el próximo domingo, con todas las bazas para lograr una clara mayoría absoluta.

El panorama político francés sufrirá así un vuelco espectacular, gracias a un líder pragmático como Macron, que ha sabido situarse en un terreno que concilia a votantes de derecha e izquierda desencantados con sus formaciones tradicionales.

La fórmula sintética de Macron está funcionado para poner un punto y aparte a la historia política de la V República, pero aún tiene que demostrar que funciona en un país con importantes necesidades reformistas y con un población no siempre receptiva a los cambios. Macron, por ahora, lo está ganando todo, pero aún no ha gobernado.

La derecha representada por Los Republicanos, partido fundado por Nicolas Sarkozy, se consolida como primer partido de la oposición, pero sigue sufriendo, por un lado, la fuga de votos a Macron y, por otro, la decepción que supuso François Fillon, a quien las primeras encuestas auguraban una victoria rotunda en las pasadas presidenciales.

La probable mayoría absoluta del partido de Macron dejará a Los Republicanos sin margen de influencia, pero en un país sometido a un estado de excepción permanente para combatir el terrorismo yihadista y a la espera de las anunciadas reformas liberalizadoras de Macron, la derecha republicana habrá de actuar como una oposición responsable, más aún si finalmente no hubiera mayoría absoluta.

La debacle del Partido Socialista, con sólo el 8 o 9 por ciento de los votos, conduce a esta formación a la desaparición social y política, absorbido por Macron a su derecha y por el extremista Jean-Luc Mélenchon a su izquierda, aunque sus resultados en esta primera vuelta -al igual que sucede con el Frente Nacional, en tercera posición con el 14 por ciento- auguran a Mélenchon una escasa representación parlamentaria.

El gran beneficiado de estos resultados es el proyecto europeo, que gana un firme defensor al frente de la Presidencia de Francia, sólidamente apoyado en el Parlamento y en la opinión pública.

De hecho, las primeras semanas de Macron se han centrado en auparse rápidamente al coliderato europeo con Alemania y Angela Merkel, poniendo de nuevo en marcha el eje París- Berlín, algo que concierne de manera directa a la definición de la política europea del Gobierno de Mariano Rajoy.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído