¿Hubo masaje de EFE al presidente del Gobierno?

¿Por qué no se le preguntó a Rajoy sobre la ‘zejatera’ Carmen Vela?

Lo que ha pasado en España es gravísimo, todos tendremos que pagarlo, pero es inaudito que los culpables se vayan de rositas

Tras unos largos días de silencio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, justificó ayer en una entrevista concedida a la Agencia EFE la dura subida del IRPF en que el déficit que se encontró al llegar al Gobierno era superior a lo esperado, 20.000 millones más. El presidente, en una frase que sonó a sincera confesión, admitió que la medida es “dura y dolorosa, pero absolutamente imprescindible. No quedaba otra opción”, relata el artículo editorial de La Gaceta del 11 de enero de 2012 –Comunicar también es gobernar-.

Hay que reconocer el valor de que Mariano Rajoy haya dado, como él mismo dice, “la cara”. Aunque quizá, para esta primera ocasión hubiera sido mejor un formato más abierto, una conferencia de Prensa en el Palacio de La Moncloa, con turno de preguntas para los periodistas, en ese estilo americano que encajaría bien con ese presidencialismo que parece que Rajoy va a implementar en su Gobierno, haciéndose responsable último de todas las decisiones y proyectos del Ejecutivo. Este es el momento de pedir al Gobierno un esfuerzo de comunicación, de claridad y unidad de mensajes.

En la entrevista concedida a EFE faltaron algunas preguntas, como por qué se ha nombrado a una secretaria de Estado que hizo campaña para Zapatero y Rubalcaba y que participó en actos donde se insultaba a los votantes del Partido Popular. Por el contrario, sí se le preguntó sobre el tráfico, algo que corresponde a una dirección general y que además es una de las pocas cifras españolas que lleva buen camino, porque se reducen los accidentes. Todas las demás están en números rojos.

Las formas importan casi tanto como el fondo, y los mercados, los inversores extranjeros y tantos otros factores vitales en este momento necesitan confiar en todo un proyecto de Gobierno. No puede extenderse más esa imagen de tecnócratas, gente poco capaz de hacer una buena comunicación política y que está de paso por el poder, sólo hasta que se arreglen las deficiencias urgentes y, por supuesto, sin cuestionar siquiera los cimientos del régimen socialista. Lo que ha pasado en España es gravísimo, todos tendremos que pagarlo, pero es inaudito que los culpables se vayan de rositas

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído