Mecagüen el black friday

Hello, my friends, good morning, ladies and gentlemen. How are you? I think that today Wednesday the 22nd is a very good day para hablar un poco del black Friday. Yo estoy hasta la punta del flequillo of this nonsense que nos invade a los self-conscious españolitos. (Mi colaboración semanal en Onda Cero Palencia)

Listen carefuly, please, ¿qué tienen encima las palabras “black Friday” que no tengan las palabras “viernes negro”? ¿Qué dicen en inglés que no digan en castellano? What kind of extraño complejo have we got?

¿Quiere alguien de ustedes explicarme qué tiene una “shopping night” que no se pueda expresar en castellano? ¿Nos da vergüenza utilizar nuestro propio idioma? Some time ago, there was a person who told me that el inglés tiene mucho más nivel que el castellano y por eso lo prefiere la publicidad. A lo que yo repuse “you fool, guy”.

No me proteste, no me proteste, amigo oyente, que ya me centro y le cuento de qué estoy hablando, necesitaba explayarme y echar fuera parte de la bad milk que me acompaña… Milk, sí, milk, he dicho bien. Bueno, he dicho mal, pero creo haber hecho bien.

Porque a esto me estoy refiriendo, a esta espantosa invasión de palabras inglesas que están colonizando nuestra lengua castellana, palabras incomprensibles que salpican la publicidad, entrevistas y reportajes de palabras absurdas, ajenas y, lo que es peor, generalmente innecesarias. Desconozco qué motivo racional (¡RA-CIO-NAL!) puede llevar a un publicista a escribir “Gran semana del running” en un anuncio en la calle mayor de Palencia. Palencia, oiga, this is not Wisconsin. ¿Running? ¿Qué narices es el running?

Wait, wait, please, dear friend, i am going to give you otras palabras que le serán más comunes y cercanas: ¿Sabe usted explicarme por qué diablos nos ha dado por hablar, hasta en la barra de la tasca más cutre, de la “Champions league” y no “liga de campeones”? Y otra más: ¿qué clase de incompetencia expresiva se esconde entre las escasas neuronas del que prefiere decir “fun zone”?

¿Cuál es la última razón, profesional, estilística o de otro tipo, que lleva a que algún mentecato prefiera decir “running” en vez de carrera? ¿Cursilería? ¿Qué complejo humano se esconde detrás de la idea de llamar “fun zone” a lo que es una zona de ocio? ¿Incultura y desprecio de la propia lengua?¿Tan dickhead somos? ¿En qué vanidad lingüística nos sumergimos cuando, rodeados de tintorros y banderillas de pepinillos, decimos “Champions league” en vez de liga de campeones? Al decirlo somos más… ¿Más qué? ¿Exactamente en qué tipo de persona inculta, atrasada o ignorante nos convertimos si decimos “insignia” o “chapa” en vez de “pin”? ¿Por qué la estúpida insistencia extranjerizante? Cosmopolitas o cosmopaletos. Vulgares, zafios, I mean: boorish, vulgar.

Por cierto, mi corrector de textos me subraya en un rojo sanguíneo, propio de la ocasión, las palabras inglesas que he utilizado, excepto “Pin” y “Champions league”, a las que acepta como si fueran propias. Es un síntoma grave, llegará un día en que la ñ, la letra que representa nuestra lengua y nuestra cultura, deba ser protegida como animal en peligro de extinción.

Y piensen que, por ejemplo, todos usamos al cabo del día un montón de chorradas inglesas como ranking, casting, parking, doping, jet set o master. Sin que nos den náuseas. I think, it’s just an idea, we must be proud of our language and our culture. A veces, muchas veces, pienso que deberíamos tomar ejemplo de otros españoles que tanto aman y defienden lo propio, su cultura, su idioma, sus costumbres. Si, sí, ya sé que se pasan, que algunos llegan a la afrenta personal, incluso racista, no, no es eso; Para todo hay un punto medio y usted, hombre inteligente, sabe dónde encontrarlo. Desde luego no es si hablamos de muffins en vez de magdalenas, de rent a car, car sharing o cosas así. O del pajolero black Friday ese.

Come on, dear friends, i’ll meet you next week. See you, ladies and gentlemen.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído