Estos negros no son nuestros negros

Estos no son nuestros negros, con ellos no podemos construir una sociedad más justa, con ellos no podemos mantener la democracia, los derechos humanos, el respeto a los demás o la igualdad de las mujeres. Estos que ayer asaltaron la frontera de España con violencia no son los que nos van a pagar las pensiones. Estos que entraron con radiales, con cal viva, violentando el derecho de todos los ciudadanos a una frontera segura, no son quienes podemos tener entre nosotros.

Un país tiene el derecho a dejar entrar o prohibir el paso a los extranjeros, es un principio elemental de cualquier sociedad democrática. A los que quieren entrar en un país se les pide al menos respeto a las leyes de la democracia y respeto a quienes deben hacerlas cumplir. El gobierno, el Estado y sus empleados que deben defendernos deberían estar seguros de que entre los que ayer violaron las fronteras de España no hay ninguno que haya asesinado a otros por su raza o por su religión, por un pedazo de tierra, por sexo o por un saco de trigo. También nuestro Estado debería estar seguro de que ninguno de los asaltantes portaba alguna enfermedad de las que Europa se había librado hace ya años.

La situación en África es dolorosa pero no nos sirve de nada trasladar sus problemas a Europa, debemos erradicarlos allí, combatirlos allí. El buenismo tonto de fronteras y brazos abiertos solo nos conduce a la autodestrucción. África es un polvorín que no se solucionará trayendo a Europa a los corresponsables de su pésima situación. África no cabe en Europa, sus problemas tampoco. Estos no son nuestros inmigrantes, con ellos no podemos construir una sociedad más justa, con ellos no podemos mantener la democracia, los derechos humanos, el respeto a los demás o la igualdad de las mujeres.

Hay que reconocer la culpa de las potencias colonizadoras y cooperar en la solución de los problemas allí donde están. Y al mismo tiempo reconózcase también la responsabilidad de los descolonizados y sus dirigentes políticos, sociales y económicos. La solución de los problemas de África está en África. En los africanos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído