Regeneración «ciudadana» en Castilla y León…

Ciudadanos fue un partido imprescindible. Cuando el Estado huyó de Cataluña ellos se hicieron presentes. Cuando el PSOE de Felipe González y el PP de Aznar decidieron encogerse de hombros y silbar mirando a poniente surgió Ciudadanos, de la pura sociedad civil, de las entrañas de los que no querían ceder ante las imposiciones nacionalistas. El Estado, con Zapatero y Rajoy en el gobierno, siguió desapareciendo y Ciudadanos siguió creciendo, hasta ganar las últimas elecciones.

Pero sus errores empezaron a pasarles factura. No se puede crecer de cualquier manera, a cualquier precio, cueste lo que cueste. En su rápido crecimiento admitieron a todo el que quisiera apuntarse, la ideología no importaba, su pasado no importaba, solo importaba el número, crecer, ser muchos. Y en las Cortes de Castilla tenemos un claro ejemplo: el mismo Ciudadanos que defiende la bandera y la constitución españolas tiene un procurador en Cortes que cuando fue alcalde de su pueblo se negaba a poner la bandera de España en el polideportivo local y se reía de quien se lo recriminaba. ¿Habrá ido esta pocholada de procurador a la pasada manifestación de Colón o se habrá escondido? ¿Españolista o antiespañol?

No es el único caso. En Palencia tienen un diputado provincial que decía que la bandera de España era la del Estado que oprimía a su patria castellana. ¿Habrá ido esta cruz de diputado a la manifestación de colón o se habrá escondido? ¿Españolista o antiespañol? ¿Constitucionalista o anticonstitucionalista? Con estos mimbres quería Ciudadanos regenerar la política.

Y en esto llegó Silvia Clemente. Regeneración también ella. Dice. Después de 20 años en los más altos puestos del PP. Enfadada porque el nuevo presidente del partido ya no era su amiguito. Rebotada, cabreada. Y en horas veinticuatro pasó de presidir las Cortes regionales a despotricar contra el PP y presentarse a las primarias de Ciudadanos. Regeneración. Eso dicen. Que venían a regenerar…

Frente a ella, acreditada por Albert Rivera, se va a presentar a esas primarias Francisco Igea. Porque sí. Sin más. Militante del partido, diputado por Valladolid en las cortes nacionales (…si aún podemos hablar de nación española). Un diputado sobresaliente por su labor en estos años que al ver la barbaridad que avalaba la dirección nacional se ha lanzado al agua aún a riesgo de ahogarse contra la corriente dominante y que dice que no, que así no, que eso no son formas, que esa no es regeneración.

Ciudadanos, ¿qué regeneración? ¿De qué cosa? ¿Hasta cuándo seguirán siendo un partido imprescindible?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído