Herodes para padres

No sé si habrán tenido ustedes el gozo de disfrutar, durante el verano, de los hijos sueltos de sus vecinos vacacionales. Yo sí. Y he recordado aquella frase genial del padre de unos amigos míos –un hombre, por demás, bondadoso y estoico al que jamás le oí un grito-, ante la que sus propios múltiples hijos no podían evitar reírse: “Cada día entiendo más a Herodes”.

No piensen mal: el equipo de fútbol que aquel hombre había ayudado a traer al mundo constituía, en medio del irremediable caos, un modelo de respeto, formalidad y buenas maneras comparado con cualquier bicho, y no digamos si forman pareja, de entre 5 y 12 años de los que en verano son arrojados por sus protectores padres a los jardines y piscinas de las colonias playeras.

Y ya no sólo los zagales, que siempre dimos más por saco, también las niñas de hoy se han masculinizado, en punto a follón, y juntos emiten oleadas incesantes de alaridos casi inhumanos. Como si hubiera estado uno viendo “El exorcista” sin parar durante semanas.

Nunca había contemplado nada semejante. Carecen de toda noción de urbanidad, de trato deferente hacia los mayores, de acatamiento de las normas. Escucharlos e imaginar el futuro nos conduce a cualquiera de las utopías negativas del cine de ciencia-ficción. Nos conduce, incluso, a algo peor: a la España que nos ha tocado sufrir: sectaria, zafia, malencarada, tuitera. He oído a estas criaturas de menos de diez años, hijos de parejas jóvenes, utilizar todo el repertorio de tacos que la inagotable lengua española pone a nuestro alcance, o llamarse “zorras” o “hijoputas” con una tranquilidad pasmosa.Cuando yo era crío esa denominación suponía siempre una pelea, pues a nuestras madres nadie las llamaba putas sin llevarse una oblea. A estos les da igual.

Por supuesto, los carteles exigiendo ducha previa, no jugar con pelota en el recinto o no tirarse de cabeza por el peligro de golpearse contra el fondo son olímpicamente ignorados, mientras ves al pobre portero de la finca, reconvertido en desesperado guardés, ante la ausencia de los verdaderos responsables de la desvergüenza de estos niños de museo: sus papás. Por eso no es de extrañar algo impensable hace unos años: que ya haya hoteles que no admiten niños.

Los padres, Señor. No sólo los justifican y se irritan si cualquiera llama la atención a sus niños (me gustaría ver aquí a José Antonio Marina contándoles su cuento de la educación que depende de toda la tribu a estos padres tribales), sino que los incitan a incumplir las normas. Son los primeros que quieren que jueguen a la pelota o lo hacen con sus monstruos como si estuvieran en el Bernabéu, aunque se lleven a una señora de ochenta por delante; los primeros que les compran globos para llenar de agua, explotarlos y poner perdido al universo entero; los primeros que les empujan a tirase de cabeza, no sé si con la esperanza secreta de que se maten y los dejen en paz; y, desde luego, los primeros que se van a la playa y los dejan solos, en lugar de llevárselos con ellos, como hacían nuestros padres con nosotros, se ve que para descansar de la dura tarea de ignorarlos.

Los padres españoles han alcanzado una conjunción histórica para la educación de sus hijos: una combinación de sobreprotección y desentendimiento que hace que crezcan como animalillos de un zoo: consentidos y encarcelados, encerrados en invierno delante de una pantalla, y encerrados en verano en el recinto vacacional, pero solos o con la presencia pasiva de unos padres, dimitidos e irresponsables, en unos casos, y peores que sus hijos, en otros, de modo que nadie les enseña urbanidad, respeto hacia los mayores y hacia sus iguales. Nadie les corrige, nadie les enseña a convivir.

Y lo peor es que estos principios socio-psico-pedagógicos han invadido un sistema educativo desquiciado, en el que ya pretenden que no existan ni deberes. Es decir, que sus hijos puedan pasarse las tardes pegados a la tele, que es lo que suelen hacer los hijos de las clases más humildes, pues no todos pueden pagarse academias ni otras pijadas. Por lo demás, lo que estos padres paternalistas pretenden es librarse ellos de hacerles los deberes a sus nenes. No se engañen: es que se los hacen, en vez de entender que los deberes son problemas que deben resolver solos, y que ése es su único sentido.

Otra cosa es que en la escuela primaria puedan ser excesivos o que los maestros se coordinen, que además supongo que lo hacen, sobre todo si tenemos en cuenta que el maestro principal es único y sólo tiene que coordinarse consigo mismo y con el de inglés. Pero pretender traspasar asuntos de niños de 7 años a zagalones de instituto es otro más de los disparates con que la confusión de enseñanzas y niveles por completo distintos, la primarización y la infantilización, han acabado con lo que fue la enseñanza media, de la que ya sólo queda el “bachillerito” más corto de Europa.

Eso sí. Seguramente estos padres se quejarán de la falta de valores de la sociedad. Así que yo también cada día comprendo más a Herodes y lo echo de menos. Pero no para los niños, que son lo que hacemos –o no hacemos- de ellos, sino para los padres. Un Herodes para padres con porra de guiñol que arree coscorrones sabios en estas cabezas sin traste que tanto abundan en España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído