Pero, ¿Estamos solos?

Por si no tuviéramos bastante con los problemas domésticos de la crisis que no sabe capitanear el Gobierno del señor Zapatero, ahora buscamos problemas fuera, con nuestros aliados, que se han quedado, «a cuadros», si se me permite la vulgaridad de la expresión.

Nuestra flamante ministra de Defensa, la señora Chacón, se planta de repente en Kosovo y después de un discurso paternalista, dice a nuestras tropas que «volvemos a casa». Así, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, sin consultar, sin proponer, sin reflexionar con nuestros aliados, los que formamos la OTAN.

Y es que Zapatero sigue con su política de gestos. Después de 5 años en el Gobierno, no parece que se haya dado cuenta que gobernar es algo muy, muy serio, que la política internacional no es un juego de niños en el que se entra y se sale, así como así.

La política internacional es fruto de muchos años de trabajo de gobierno de todos los colores políticos. Se trata de relaciones, acuerdos, entendimientos, aportaciones a los que se llega tras valorar muchos pros y contras.

Pero, la verdad, es que no sé por qué nos sorprendemos. Desde el día que Zapatero se quedó sentado en su silla ante el paso de la bandera de los Estados Unidos, como si fuera un niño con una rabieta, no hemos dejado de dar que hablar fuera de casa.

Ahora que parecía que las maltrechas, o más bien, prácticamente inexistentes relaciones con Estados Unidos comenzaban a recomponerse, volvemos a la carga, a hacer política de andar por casa, como si estuviéramos solos en el mundo.

Parece que ser que el error se ha subsanado gracias a la diplomacia de última hora.

¡Cuándo será el día en que este Gobierno se de cuenta de que gobernar es algo más que hacerse fotos!!!

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído