En la muerte de Blanca Fernández Ochoa

No conocí personalmente a la popular esquiadora; supe de ella, como tantos españoles, cuando se hizo popular en aquellos tiempos en que ella y su hermano ganaban todas las pruebas de esquí.

Todos los suicidios me afectan, no solo por haber conocido a varias personas que acabaron sus días de forma voluntaria, sino porque los considero como fracasos de la sociedad. En el momento en que escribo esto desconocen las causas de su muerte, pero el suicidio no está descartado.

Albert Camus también pensaba lo mismo que yo, pero no solo él, sino también cualquier otra persona que conserve un atisbo de bondad. Los conozco que citan la opinión del premio nobel francés sobre el suicidio, pero lo hacen para dar cuenta de su erudición, porque por costumbre suelen llevar a cabo todas esas acciones que pueden impulsar a otros a tomar la decisión fatal.

Hay muchas personas en el mundo que necesitan sentirse superiores a otras, aunque entre ellas tampoco faltan las que tratan de camuflar su elitismo haciéndose pasar por accesibles o campechanos; igualmente, abundan los que necesitan juzgar, según sus propios criterios, condenar y castigar, para éstos es prioritario hacer daño a alguien. Como prueba, no hay más que fijarse en la cantidad de acosos morales de todo tipo a personas de todas las edades, y que incluso hay partidos políticos que se sirven de ellos para amedrentar a los contrarios y eso les parece bien.

Creo, repito, que en la inmensa mayoría de los suicidios la sociedad es culpable. Es decir, algunos componentes de la sociedad. También hay personas que hacen tener grandes expectativas a otras, para aprovecharse de ellas.

No todas las personas tenemos la misma resistencia a los reveses de la vida, ni hay ninguna que sea tan pura que tenga derecho a condenar a otra sin necesidad.

Cuando se suicida alguien me congratulo al pensar que jamás he dado pie a que nadie haga eso por mi culpa.

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Tránsito en la mirada’
‘Te doy mi palabra’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído