Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

El silencio mediático sobre el caso de Mango-Bangladesh y el horror de la deslocalización industrial

Silencio absoluto. Ni medios escritos, ni medios digitales (con una sóla excepción) españoles dicen nada, absolutamente nada, sobre la eventual implicación de la empresa española Mango (radicada en Barcelona) en el terrible incendio de un taller textil en Bangla Desh que costó la vida a más de mil personas. Eso sí, medios, políticos y juristas se llenan la boca con palabras, palabras, palabras sobre la «responsabilidad social empresarial (o corporativa), la llamada RSE (o RSC). Hay que leer, nada menos que la edición europea del «International New York Times» (INYT) para encontrarse, nada menos que en portada, con un artículo dedicado al asunto.

I. EL ARTÍCULO DE PORTADA DEL «INTERNATIONAL NEW YORK TIMES» DEL 31-DICIEMBRE/1-ENERO Y EL SILENCIO DE LA PRENSA ESPAÑOLA
En la portada de la edición europea del «International New York Times» correspondiente al 31 de diciembre y el 1 de enero aparece como la noticia más destacada la que lleva el siguiente título «Spanish firm won’t join Bangladesh relief fund», con el subtítulo de «Fashion brand argues it had no formal ties with factory that collapsed» (*). O sea, «Empresa española no se sumará a fondo de ayuda a Bangladesh. Marca de moda aduce que no tenía vínculos formales con la fábrica que colapsó».

(*) En internet aparece la noticia con otro título

Para que nos hagamos una idea, esta noticia aparece con la misma relevancia de portada que la que tiene la noticia del accidente del gran campeón alemán, Michael Schumacher.
Sin embargo un vistazo a la prensa española, tanto escrita como digital, nos descubre que NADIE, repito, NADIE informa sobre el asunto de esa «firma española».
Pudiera entenderse que esto era una exclusiva del INYT. Pero esa exclusiva se publicó el día 31 de diciembre. Si uno consulta los medios españoles el 1 de enero constatará que el silencio persiste.
¿Raro no?

II. EL ACCIDENTE EN LA FACTORÍA DE BANGLADESH DE 24 DE ABRIL DE 2013 Y EL SILENCIO DE LA PRENSA ESPAÑOLA ESCRITA SOBRE LA EVENTUAL IMPLICACIÓN DE MANGO
El 24 de abril de 2013 en Bangladesh se incendió un taller de producción textil (la fábrica «Phantom Tac») provocando la muerte de más de 1.100 personas (repito, ¡la muerte de más de 1.100 personas!) en lo que se considera el mayor desastre de la historia en la industria textil.
Los medios escritos se refirieron a la eventual implicación de algunas empresas textiles extranjeras, silenciando la posibilidad de que estuviera afectada alguna empresa española. Así, por ejemplo, «El País», se limitaba a reproducir un despacho de la agencia oficial EFE que decía ese día que «entre sus clientes (del taller incendiado) está Benetton, Wal-mart, y Disney, entre otras firmas occidentales».
Sin embargo, algunos medios digitales españoles, como «El Confidencial» y «Media.cat» sí que se refirieron a esa eventual implicación:
Mango se ‘quema’ con el último incendio mortal en un taller de Bangladesh (24-IV-2013)
Els morts de Mango a Bangla Desh (25-IV-2013)

III. UN ASUNTO GRAVÍSIMO QUE CUESTIONA LA LIBERALIZACIÓN COMERCIAL Y LA DESLOCALIZACIÓN QUE EXIGE EXPLICACIONES Y DEBATE
El asunto del incendio la fábrica «Phantom Tac» es de unas implicaciones económicas y políticas gravísimas.
En efecto, este terrible suceso es una de las consecuencias de la DESLOCALIZACIÓN de la industria europea que, no lo olvidemos, no es responsabilidad sólo de los empresarios, sino también de los políticos que han impulsado una liberalización comercial en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que permite la venta, con bajísimos aranceles, de productos fabricados sin el respeto de los derechos reconocidos en la Unión Europea.
Es claramente explicable que, en este marco, a un empresario interesado sólo en el lucro le conviene la deslocalización. Es igualmente explicable que los sectores de la derecha neo-liberal aplaudan esto.
Lo que resulta menos (aparentemente) explicable es el silencio (cuando no la participación activa) de los partidos de izquierda y los sindicatos en este proceso.
De los partidos nacionalistas-separatistas (de izquierda o derecha) para qué hablar: sólo les interesa la destrucción de España. Lo que les convierte en dóciles instrumentos de los enemigos exteriores de España, incluidos los interesados en captar nuestros recursos económicos. E
Así se explica que tanto sectores de la derecha empresarial (PP de Canarias), de la izquierda más corrupta (PSOE e IU de Andalucía, sindicatos) y de los nacionalistas más furibundamente anti-españoles (CiU) muestren esa complicidad para deslocalizar industrias de España. (sea a Bangladesh… o sea a Marruecos).

Existe un paro explosivo y una desindustrialización acelerada en Europa, y muy especialmente en España, con la excepción de Alemania cuyos empresarios se niegan a deslocalizar (¡qué diferencia con los españoles y franceses!). ¿Qué debe pasar para que el asunto de las reglas de liberalización del comercio mundial se convierta en el asunto central del debate político?

IV. EL CASO MANGO-BANGLADESH Y EL MITO DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL
Pero al margen de esas importantísimas consideraciones económicas y políticas, aquí nos encontramos ante el problema de los límites de la llamada «responsabilidad social empresarial» (RSE).
Sin prejuzgar si las acusaciones vertidas en el INYT contra Mango son fundadas o no, debemos llamar la atención sobre dos puntos:
1º. Las empresas españolas (occidentales en general) utilizan el banderín de la RSE sólo para hacerse publicidad.
¿Qué credibilidad tiene una «RSE» que permite que los empleados de una empresa occidental puedan trabajar en condiciones infrahumanas, sin medidas de seguridad en el trabajo, sin reconocer derechos sociales a los empleados y sin respeto por el medio ambiente?
2º. La sociedad española (las sociedades occidentales, en general) hablan de «RSE» pero no se la toman en serio.
¿Cómo si no explicarse que un suceso como el de la fábrica de Bangladesh no sea noticia fundamental en la prensa escrita, y digital?

V. CONCLUSIÓN: EL INCENDIO DE BANGLADESH Y EL HUNDIMIENTO DE OCCIDENTE
El terrible incendio de Bangladesh se cobró los cuerpos de más de mil bengalíes.
Pero me temo que la falta de debate sobre el asunto muestra que ese incendio también se ha cobrado las almas de muchos millones de europeos.

@Desdelatlantico

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído