Roldán (AEB) pide estabilidad política y gestión para que los bancos puedan mantener su buena actividad

El presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), José María Roldán, ha pedido este miércoles estabilidad política y gestión económica para que los bancos puedan mantener su buena actividad, después de haber conseguido adaptarse y superar las adversidades en las últimas décadas.

Durante su intervención en el XXIIII Encuentro del sector financiero, organizado por Deloitte, ABC y Sociedad de Tasación, Roldán ha manifestado que para que los bancos puedan mantener su mejora es «imprescindible» que la economía española se mantenga en el ciclo alcista durante varios años más.

«Para ello, precisa de estabilidad política y de una gestión económica que permita corregir sus dos desequilibrios endémicos: el endeudamiento exterior y el desempleo», ha insistido.

Para Roldán, además, son necesarios dos factores más para la buena marcha de las entidades: poner punto y final al proceso regulatorio post crisis y emprender la normalización de los tipos de interés.

A su juicio, las entidades bancarias necesitan un marco regulatorio «estable, predecible y una supervisión transparente» para el diseño de sus estrategias y la definición de su modelo de negocio. Por ello, ve de primera necesidad cerrar el actual ciclo regulatorio, comenzar a evaluar su impacto global sobre la industria y pulir el nuevo marco de sus consecuencias indeseadas.

NORMALIZACION DE LOS TIPOS DE INTERES

Respecto a los tipos de interés, cree que si no se llega pronto a su normalización, «la recuperación de la rentabilidad de la industria bancaria mundial se antoja extremadamente difícil».

Roldán opina que la banca española, al igual que está sucediendo en el resto del mundo, se enfrenta a un cambio «que exige una nueva forma de operar y unos modos de comportamiento que van desde el desarrollo de la cultura financiera hasta la digitalización», por lo que debe tomar muchas decisiones estratégicas.

Entre ellas, han de decidir qué tipo de entidad quieren ser dentro de diez años, qué productos y servicios quieren proporcionar y cómo lo quieren hacer; qué relación quieren tener con sus clientes y con otros ‘stakeholders’ o qué dimensión desean tener y en qué jurisdicciones quieren operar.

El presidente de la AEB es optimista y considera que la banca española «está en disposición de seguir liderando de manera global un modelo de negocio ejemplar que siente las bases de una industria fuerte y solvente, que pueda cumplir durante un largo periodo de tiempo con su función esencial de financiar a las empresas y familias españolas y de aquellos otros países donde opera».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído