Julia Navarro – Escaño cero – Entre lo malo y lo peor.


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Sería mucho suponer que tanto Rodríguez Zapatero como Rajoy se han deprimido por la valoración que los ciudadanos hacen de ellos en las encuestas. Las publicadas recientemente, tanto la del CIS como la de varios periódicos, no dejan lugar a dudas: ni Rodríguez Zapatero ni Rajoy convencen ni ofrecen confianza a los electores.

Lo he escrito en otras ocasiones, si Rajoy gana las próximas elecciones no será por sus méritos, ni por su capacidad para generar entusiasmo sino porque los ciudadanos se van a ver obligados a elegir entre lo malo o lo peor.

Lo cierto es que Rodríguez Zapatero ha perdido la confianza de buena parte de la sociedad y lo peor para él es que esa pérdida de confianza también se ha producido entre los votantes socialistas. La desventaja de Zapatero frente a Rajoy es que los votantes del PP o del centro-derecha es que son más disciplinados que los votantes de la izquierda. Los votantes del PP hacen de tripas corazón y acuden a votar a los suyos, mientras que los votantes de izquierdas o se quedan en casa o buscan otra opción más a la izquierda aunque no les entusiasme demasiado. De ahí, que Izquierda Unida parezca crecer en la apreciación de los ciudadanos, según auguran las encuestas.

A Rajoy le van a votar los suyos sin ningún entusiasmo, pero le van a votar. Lo mismo le sucede a Ruíz Gallardón, poco querido en el PP, pero a la hora de la verdad los votantes populares acuden a las urnas todos a una para convertirle en alcalde o lo que sea menester. En el PSOE tendrán que recurrir a esas campañas que dan miedo al grito de ¡que viene la derecha¡ para intentar hacer cambiar de opinión a su electorado, porque al día de hoy saben que las elecciones las tienen más perdidas que ganadas.

Zapatero ha decepcionado a mucha, mucha gente, que de repente le ha descubierto en esta legislatura al ver que no tiene la consistencia suficiente como afrontar una situación de crisis como la que padecemos y que su gobierno, hecho a su imagen y semejanza, tampoco inspira confianza.

¿Dónde están las políticas de izquierdas? se preguntan algunos. Y es que no las hay. Nuestro presidente ha venido poniendo en marcha políticas «radicales» que no es lo mismo que políticas de izquierdas. Enfrentarse a la Iglesia es gratis, a los banqueros no lo es. Así que el Gobierno ha hecho hasta ahora una política de «reforma» de las costumbres porque eso no tiene coste alguno. Pero ahora llega la hora de la verdad y, mire usted por donde, a la hora de empezar a ahorrar el Gobierno opta por reformar las pensiones alargando el tiempo que hemos de trabajar.

No se le ocurre, por ejemplo, suprimir ministerios y altos cargos, aprobar un plan de austeridad para todas las Administraciones, instando a las autonomías a que moderen sus gastos, y en algunos casos acaben con ciertas partidas que son puro despilfarro. No se les ocurre tampoco modificar el plan de pensiones de los parlamentarios que tienen la inmensa suerte de obtener la máxima pensión con tan sólo siete años de ejercer como parlamentarios, cuando el resto de los ciudadanos tenemos que trabajar treinta y cinco. No se le ocurre imponer una tasa a las operaciones financieras especulativas, ni hacer la más mínima exigencia a las entidades bancarias.

El Gobierno ha optado por hacer ahorrar a los trabajadores, a los pensionistas, a los simples ciudadanos. Y, claro, no es de extrañar que las encuestas apunten que los ciudadanos están dejando de confiar en el presidente. En cuanto a Rajoy, ya digo que es posible que gane las próximas elecciones, pero los ciudadanos tampoco confían en él, no despierta el más mínimo entusiasmo, es como un mal inevitable.

Es una pena que los partidos no sean capaces de ser críticos con ellos mismos y sobre todo capaces de poner al frente de los mismos a los mejores, y según las encuestas, los ciudadanos piensan que ni Zapatero ni Rajoy son los mejores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído