Cajón de Sastre

Rufino Soriano Tena

Comentario de texto

Si usted es de esos señores / que al leer mis cuchufletas / no detecta mis errores… /se puede ir a hacer puñetas. // Es algo fácil de hacer / por muy tonto que se sea / tanto hombre como mujer / harán bien esa tarea. // Pero es que lo que uno quiere / es que aquí haya empatía  / porque si eso sucediere / mucho mejor nos iría. // Por tanto, lo que han de hacer / es comentar mis escritos. / Aunque yo he de comprender  / que me pueden dejar frito, // porque si digo chorradas / y ustedes me acusan de ello / mi señoría avergonzada, / si me atacan a degüello, // rectificará en buen hora / y les dirá la verdad / que es lo que siempre se añora. / Por tanto, no se hable más. (De “Mi ripioteca privada”).

Topado se ha, mi señoría, con una cuartilla, perdida entre tantos papeles como hay en el habitáculo donde trabajo, si esto que hago es trabajar, aunque me temo que aun las personas de mi entorno pensarán que a cualquier cosa llaman chocolate las patronas y que lo que uno hace es envejecer escribiendo o escribir envejeciendo porque algo hay que hacer. Bueno, ande yo caliente y ríase la gente, y les reitero a vuesarcedes que, en efecto, entre tantos papeles he encontrado uno que, miren por dónde, se me ocurre que puede ser válido para para poner a prueba la empatía mutua que existe entre vuesarcedes y mi señoría.

Para ello, les propongo un ejercicio cuyo desarrollo va a ser muy sencillo. En primer lugar, mi señoría va a transcribir el texto de la página en cuestión, con objeto de que vuesarcedes lo lean. Y leído que lo hayan, han de emitir un juicio crítico, por escrito, en dos o tres líneas, cuantas más mejor, diciendo en ellas qué les ha parecido el engendro. Si consideran que está bien escrito, si se les antoja cursi, si les gusta, si el autor o autora debe ser un tío raro, si no dice más que tonterías, etc. Y si mi señoría recibe al menos ocho o diez juicios de este tipo que le permitan ver la capacidad de identificarse cada uno de vuesarcedes o estar en contra del autor o autora, entonces mi señoría les proporcionará el juicio que yo tengo acerca del mismo texto y así se pondrá de manifiesto la empatía que existe entre quienes hayan emitido esos comentarios y yo mismo. Y es que pienso que si no empatizamos entre nosotros para qué va a escribir mi señoría y para qué van a leer vuesarcedes….

Bien. El texto objeto de la prueba es éste:

F A N T A S Í A

                                                                     (Prosa poética)

Marzo. Mañana, de aldea, dominguera. Pájaros locos, que cantan. Albores de primavera. Y allá, por la carretera, mozas que vienen y van. Esperan. Y una, que sabe versos, que gusta fantasear…

-Poeta, ¿no vas a cantar hogaño, como esos pájaros locos, el azul de este cielo, el verdor de este campo, que ayer era sementera? Poeta, ¿por qué no cantas? Ya llega la primavera. ¿El amor? Ese… no llega. Pero…, ¿por qué me miras, poeta? ¿Por qué me oprimes las manos? Poeta, que mis amigas, cuando vuelvan a la aldea, dirán que… Suelta mis manos, poeta. Ni me digas, con tus ojos, esas frases zalameras, que no sientes. ¿Por qué no cantas hogaño tu canción de primavera sin amor, como otras veces, y te vas…?

                                                             …   …   …   …   …   …   …  

¡Si tus ojos no mintieran…! ¡Si la pasión que tus manos quieren mostrarme no fuera… pasajera! Que luego, los mozos que hay en la aldea, si tú, poeta te vas, no me querrán ni mirar…

                                                              …   …   …   …   …   …   …

Pero… Sí, poeta. Canta tu copla y… canta también el amor. Aunque mientas. Que los mozos de la aldea no saben mentir tan bien.

 

¿Qué les parece? ¿Vuesarcedes habrían enfocado así, como la autora, la descripción de un paseo primaveral por la carretera de una aldea? Tal vez se les antoje una cursilería. ¿O no?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Rufino Soriano Tena

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comillas (ICADE) de Madrid

Rufino Soriano Tena

Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Granada y Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comillas (ICADE) de Madrid

Lo más leído