FALSAS PROMESAS

Los obispos de África Occidental advierten a los jóvenes de los peligros de la migración irregular

Los obispos de África Occidental advierten a los jóvenes de los peligros de la migración irregular
Obispos de África Occidental. EP

El fenómeno de la migración es una cuestión de actualidad y un reto que se presenta al hombre de hoy (África se desangra y nadie parece hacer nada).

Los obispos de África Occidental, representando a 15 países, del Sahel y de la costa occidental africana, desde Nigeria al Sáhara Occidental, reunidos en asamblea en Uagadugú, Burkina Faso, han pedido a los jóvenes africanos que perseveren en quedarse en sus países y en trabajar duro para ayudar a África, y que eviten los peligros de la emigración desordenada.

En su nota final, los miembros de la RECOWA-CERAO dicen que «el desempleo, la miseria y la pobreza siguen siendo males que humillan y perturban las conciencias». Sin embargo, «esta situación no debe llevarlos a sacrificar sus vidas por caminos peligrosos y destinos inciertos».

«¡No se dejen engañar por falsas promesas que los llevarán a la esclavitud y a un futuro ilusorio! Con trabajo duro y perseverancia se puede tener éxito en África y, lo que es más importante, hacer de este continente una tierra próspera», subrayan.

«En la situación actual de nuestro continente, la Iglesia debe ser un signo de esperanza», señalan los prelados.

«De manera especial, instamos a los jóvenes a que ocupen el lugar que les corresponde en la Iglesia y en la sociedad y, en particular, a que tomen conciencia de los peligros de la migración irregular», añaden.

«En este contexto, no podemos permanecer callados ante el fenómeno de la migración, especialmente en Europa. Nuestros corazones como pastores y padres sufren al ver barcos sobrecargados de gente joven, mujeres y niños que se hunden en las olas del Mediterráneo», aseguran.

Dirigiéndose a los políticos de sus países, los obispos de África Occidental exhortan «a luchar contra todo aquello que ponga en peligro el bien común y socave la dignidad de la persona humana: la corrupción, la mala gestión y la trata de seres humanos en todas sus formas».

Haciendo referencia al yihadismo que amenaza a los Estados de la región, indican que «no se debe disminuir el esfuerzo para garantizar la seguridad de la vida y de los bienes».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído