La OCDE sitúa a España en lo más alto de la Unión Europea en esperanza de vida al nacer, con 82,5 años

Las ciudades al servicio de los más viejos

Es precisamente esta circunstancia vital lo que ha llevado a ICEX España, en colaboración muy estrecha con la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y la Universidad de Tokio, a poner en pie el proyecto Vivir 100 años

Las ciudades al servicio de los más viejos
Jubilación, edad, viejos y vacaciones. EP

La tendencia global hacia un mayor envejecimiento es un hecho y lo es, sobre todo, en nuestro país. Y es que la vida de los españoles es cada vez más larga, por lo que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sitúa a España en lo más alto de la Unión Europea en esperanza de vida al nacer, con 82,5 años, según su informe anual sobre sanidad. Prácticamente igual que el pasado año y 5,5 años más que en 1990. Las mujeres españolas (85,5), además, son más longevas que los hombres (79,5). De hecho, tienen la segunda esperanza de vida al nacer más alta en el ranking de los 34 Estados de la OCDE solo por detrás de las japonesas (86,4). En cuanto a los varones, la cosa está un poquito peor y se sitúan en el puesto nueve y tienen por delante, entre otros, a italianos (79,8) y a suecos (79,9).

La media de los 34 países de la OCDE está en 80,2 años, 82,9 para las mujeres y 77,5 para los hombres. España solo tiene por delante a dos países europeos, no miembros de la UE, Suiza (82,8) e Islandia (83). Y a Japón (83,2).

Es precisamente esta circunstancia vital lo que ha llevado a ICEX España, en colaboración muy estrecha con la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid y la Universidad de Tokio, a poner en pie el proyecto Vivir 100 años que quiere dar respuesta a un realidad social: la calidad de vida de unos ciudadanos que cada vez son más viejos. «Todos los proyectos parten de la base de que nuestra existencia se alarga y que la arquitectura nos da la oportunidad de replantearnos la vida a partir de los sesenta, en esos años que aún no tienen nombre», explica la catedrática de proyectos arquitectónicos de la ETSAM, Blanca Lleó.

Cada una de las doce empresas españolas que participan en Vivir 100 años cuenta con la asignación de un arquitecto, estudiante del máster de la ETSAM, (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid) cuya función será orientar el desarrollo de la idea hacia una oportunidad de negocio real que aborde y se ocupe de las necesidades de una sociedad cada vez más longeva.

Las diferentes empresas, cuyas iniciativas se encuentran en fase embrionaria, son: Alazor, especializada en el diseño y fabricación de mobiliario urbano sostenible; Alberta Norweg 2.0, una ingeniería que busca soluciones a la movilidad de los mayores en los aeropuertos con la ayuda de drones; Arquimea, ingeniería aeroespacial que desarrolla un material para preservar la memoria; Barcelona Global Design, que proyecta los hospitales del futuro; Eccus Sleep, especializada en materiales para el descanso, persigue crear espacios públicos inteligentes para ese fin; Endesa, que en el marco de Vivir 100 años aborda un proyecto de movilidad eléctrica para revitalizar un barrio de Málaga con soluciones para sus ancianos; Entretainment Solutions, apuesta por los dispositivos interactivos para hacer más fácil la vida en los hogares; Indra, proyecta un software para guardar la memoria de las ciudades y de sus habitantes; Iseco Sistemas, diseña paredes inteligentes para crear espacios seguros para mayores; Optical Illusions Designs, propone espacios de estimulación sensorial para corregir las deficiencias de las personas mayores. Su proyecto es un gimnasio para los sentidos; Roca, presenta baños a la carta y flexibles y Sistemas de Datos, apuesta por que la tecnología se ponga a disposición de las ciudades y está desarrollando un proyecto de realidad aumentada en Tenerife, para mejorar la accesibilidad a personas mayores.

«Se trata de mejorar la vida de los ciudadanos y adecuarnos a ellos. La disposición de las empresas lo convierte en un proyecto ilusionante», explicó durante la presentación de Vivir 100 años, Isaac Martín Barbero, director general de Internacionalización de la Empresa de ICEX.

La primera etapa para desarrollar los proyectos acabará en marzo, tras seis meses de trabajo. «Debido a la crisis», comentó Blanca Lleó, «los arquitectos no pasamos por nuestro mejor momento. Hemos buscado otras formas de utilizar ese talento. De ahí que estemos aunando esfuerzos con las empresas».

economiadelavida@periodistadigital.com

Autor

Emilio González

Emilio González, profesor de economía española, europea y mundial en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído