CaixaBank fía su peso en Repsol a la evolución de los mercados aunque le ve «gran potencial»

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha condicionado la estrategia de inversión en Repsol a la evolución de los mercados: «En las participadas cotizadas, la evolución de los mercados es un factor importante a tener en cuenta».

En la rueda de prensa de resultados de 2016, ha recordado que el plan estratégico 2015-2018 establecía el objetivo de reducir el consumo de capital asociado a las participadas no financieras, que son Repsol (de la que ronda el 10% del capital) y Telefónica (5%): «Se ha ido ejecutando, y nos quedan dos años para continuar en esa línea».

Ha añadido que en las entidades cotizadas «no tiene sentido comprometerse temporalmente», y que su estrategia concreta dependerá de la evolución de los mercados y circunstancias de la evolución de las compañías.

En cualquier caso, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha incidido en que Repsol «es una empresa magnífica» y que su evolución bursátil refleja el trabajo de gestión que está haciendo.

«Tiene un gran potencial y es una inversión que nos va a dar mucha satisfacción en el futuro», ha remachado, después de que CaixaBank haya cobrado el último dividendo flexible de la petrolera en efectivo –unos 49 millones de euros–, lo que ha hecho que su participación en Repsol se haya diluido por debajo del 10% (9,84%).

En la actualidad, CaixaBank dispone de 147,26 millones de acciones de la petrolera cuyo valor, a precio de mercado, supera los 2.000 millones de euros, y se mantiene como principal accionista de la compañía al superar el 9,5% con el que cuenta Sacyr.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído