EDAD, AHORRO Y RENTA

Pensiones: Sánchez dará carta blanca al ministro Escrivá para endurecer el cobro de la jubilación

Pensiones: Sánchez dará carta blanca al ministro Escrivá para endurecer el cobro de la jubilación

Levanta la liebre Carlos Cuesta en OKdiario este 16 de enero de 2020.

Subraya el veterano periodista que, si tragar con el nombramiento de Dolores Delgado como fiscal general es un sapo que se ha tenido que comer Pablo Iglesias, la reforma de las pensiones que defiende el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, es una charca entera llena de ranas de imposible digestión para la formación morada.

Escrivá, que según Cuesta cuenta con el respaldo personal de Pedro Sánchez, pretende alargar la vida laboral efectiva hasta los 67 años y ampliar la base de cálculo de las pensiones hasta los 35 años.

Ambas medidas suponen una reducción real de las prestaciones totales que percibirán los futuros pensionistas. Y Podemos pide exactamente lo contrario.

Primera brecha abierta en el gobierno socialcomunista: la reforma de las pensiones que defiende el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, que pretende alargar la vida laboral efectiva hasta los 67 años y ampliar la base de cálculo de las pensiones hasta los 35 años -lo que supondrá una reducción real de las prestaciones totales que percibirán los futuros pensionistas-, ha irritado sobremanera a Podemos, que defiende todo lo contrario.

Escrivá defendió estas dos medidas desde la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), organización fiscalizadora de las cuentas públicas creada en la etapa de Gobierno del PP.

Pedro Sánchez ha dado manos libres a Escrivá, un profesional de dilatada experiencia, para que ponga orden en el deficitario sistema de pensiones, pero el partido de Pablo Iglesias, a tráves de la comunista Yolanda Díaz, que ostenta la disminuida cartera de Trabajo, apuesta por una solución totalmente contraria:“ Que las personas que lleguen a la edad de jubilación puedan elegir libremente los años de cómputo para el cálculo de sus pensiones”.

Además, quieren que “las personas que hayan cotizado al menos 35 años puedan jubilarse anticipadamente sin penalización en sus pensiones”, aplicando, además, “la medida también de forma retroactiva”.

Por si fuera poco, pretenden regular la “jubilación anticipada (antes de los 65) sin penalización en determinados sectores.

Resulta obvio que la propuesta de Escrivá es más eficaz y racional que la de la formación de ultraizquierda, un disparate propio del populismo, pero más allá de lo que no admite duda alguna lo que queda de manifiesto es la hipocresía del presidente del Gobierno, que durante toda la legislatura de Mariano Rajoy acusó al Ejecutivo del PP de aplicar medidas contra los pensionistas.

Ahora, Sánchez pone en manos de Escrivá la reforma del sistema de pensiones, conocedor de que sus recetas para dotar de viabilidad a la Seguridad Social son duras.

La pregunta es obvia: ¿Pero no era el PP el que iba a endurecer las pensiones? ¿A quién ha engañado el presidente, a Podemos o a Escrivá?  O mejor dicho: ¿No habrá engañado a los dos?

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído