(Ampl.) Repsol coloca 2.000 millones en bonos híbridos a seis y diez años

Repsol ha colocado 2.000 millones de euros en dos tramos de bonos híbridos con vencimientos a seis y diez años, en una operación que permitirá mantener el nivel de estabilidad financiera de la compañía tras la compra de Talisman Energy.

La compañía, que ha recibido peticiones de compra de bonos por valor de 4.000 millones, ha emitido dos tramos de bonos, uno por 1.000 millones a seis años con un tipo del 3,875% y otro por otros 1.000 millones a diez años con un tipo del 4,5%.

El primero de los tramos, indica en una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), consiste en bonos perpetuos subordinados con un tipo del 3,875% hasta marzo de 2021.

A partir de esa fecha, tendrán un rendimiento del ‘swap’ a seis años más un diferencial del 3,56% hasta 2025, del 3,81% entre 2025 y 2041, y del 4,56% a partir de 2041.

El segundo tramo consiste en bonos subordinados con un tipo a diez años del 4,5% y, desde ese momento y durante 50 años, un interés referenciado al ‘swap’ a diez años más un margen del 4,2% hasta 2045 y del 4,95% entre 2045 y 2075.

Repsol tendrá la posibilidad de diferir los pagos de intereses de los bonos sin que esta circunstancia pueda considerarse un supuesto de incumplimiento. Los bonos tienen como destinatarios a inversores cualificados y serán admitidos a negociación en la Bolsa de Luxemburgo.

Con esta operación, la petrolera española coloca en los mercados casi la mitad de los cerca de 5.000 millones de euros en bonos híbridos que se emitirán para la compra de Talisman, cuyo valor total ronda los 10.400 millones.

La emisión se lanza tras el ‘road show’ realizado entre ayer y el lunes por Repsol y los bancos contratados para presentar los nuevos bonos híbridos en las principales plazas europas.

Repsol ha acometido la emisión con el compromiso de evitar que ni la compra de Talisman ni la colocación de los bonos afecten a su calidad crediticia.

De hecho, los bonos híbridos tienen la característica de computar en un 50% como activo y en un 50% como deuda, de modo que su colocación tendrá un efecto limitado sobre el apalancamiento.

En la emisión, nominada en euros, Bank of America Merrill Lynch han actuado como ‘structuring adviser’, al tiempo que Deutsche Bank y JPMorgan han ejercido de ‘joint book runners’. También han participado Caixabank, Credit Agricole, Natixis, Santander Gbm, UBS Investment Bank y Unicredit.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído