EN PLENA REDADA

Barcelona: Así le soban el morro unos forzudos manteros a la policía urbana de Colau

El número de manteros se ha multiplicado por 5 en Barcelona

Una turista que grababa imágenes de Barcelona se encontró con la auténtica realidad de la Ciudad Condal.

Una redada de la Guardia Urbana de Ada Colau para confiscar mercancía ilegal a los manteros acabó con un enfrentamiento en el que tuvieron que intervenir los antidisturbios, según recoge Juanan Jiménez en okdiario.

Cientos de turistas asistían atónitos a la escena. Agentes de la Guardia Urbana realizaban una redada en pleno paseo de Colón, junto a la plaza del mismo nombre y al puerto deportivo.

El objetivo, confiscar los productos ilegales –en su mayoría falsificaciones de prendas y complementos de marcas conocidas– que venden los manteros en esa zona tan turística de Barcelona.

Agentes de paisano comenzaron la operación, apoyados por policías uniformados, recogiendo una gran cantidad de bultos que introducían en las furgonetas policiales. La tensión fue subiendo poco a poco, a medida que los policías confiscaban las mercancías, y algunos manteros de origen subsahariano intentaron recuperar sus pertenencias.

 

Fue en ese momento cuando los guardias urbanos desplegaron sus porras para repeler a los atacantes. En las imágenes se puede ver como un agente de paisano, que se disponía a introducir en un vehículo policial un fardo de zapatillas deportivas, era rodeado y atacado por dos manteros. El agente repele la agresión a puñetazos.

Ante el aumento de la tensión, acudieron al lugar más efectivos policiales, en concreto, de la unidad antidisturbios, que tomaron posiciones y disolvieron a los manteros mientras el resto de agentes finalizaban la redada.

 

Manteros alentados por Colau

El Ayuntamiento de Barcelona se ha mostrado siempre permisivo con el colectivo de inmigrantes que venden mercancía de manera ilegal en las zonas turísticas de la ciudad. El metro, el paseo marítimo o las Ramblas se encuentran tomadas, literalmente, por los manteros que siempre han sido protegidos y alentados por Colau, que incluso prohibió a la Guardia Urbana perseguir la venta ilegal en las calles. No es de extrañar que el número de manteros se haya multiplicado por 5 en poco tiempo.

La impunidad de este colectivo, denunciado en numerosas ocasiones por asociaciones de comerciantes, ha llegado hasta tal punto que han sido numerosos los enfrentamientos con la policía local, siendo ésta la gran perjudicada por las órdenes dadas por el equipo de Colau que les reducen a poco menos que figuras pasivas.

El pasado 2 de agosto se convirtió en viral y en portada de todos los informativos un vídeo en el que un grupo de manteros agrede salvajemente a un turista estadounidese de 45 años. El hombre discutió con un vendedor ilegal que no permitía pasar a una mujer con un carrito de bebé. En ese momento, el mantero y el resto de compinches la emprendieron con el turista.

Los agresores utilizaron cinturones y sus propios puños para perseguir, derribar y golpear al visitante americano, que tuvo que ser atendido en el hospital. El Consistorio podemita tardó 24 horas en condenar la salvaje agresión que calificaron como “puntual”.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído