Juan Pablo Colmenarejo

«El frío y convencional saludo entre Rajoy y Sánchez certifica el final de una legislatura»

Juan Pablo Colmenarejo se fija en el frío saludo entre Sánchez y Rajoy en la entrega del Premio Cervantes

"El frío y convencional saludo entre Rajoy y Sánchez certifica el final de una legislatura"
Juan Pablo Colmenarejo.

Juan Pablo Colmenarejo se fija en el frío saludo entre Sánchez y Rajoy en la entrega del Premio Cervantes, celebrado el 23 de abril de 2016 en Alcalá de Henares, y asegura que demuestra que todos estos meses han sido una pérdida de tiempo:

Se ha jugado una vuelta entera de la Liga de fútbol y ha cambiado la estación. Este ciclo político comenzó en invierno y va terminar con las hogueras que anuncian las vacaciones de verano. Ha transcurrido el tiempo suficiente como para afirmar que se da por perdido. Todavía en los corrillos tras la entrega del Cervantes hablaba o tal vez bromeaba, no puede ser en serio, el secretario general del PSOE de la formación de un Gobierno mientras en su partido cunde el desánimo porque el único objetivo para las próximas elecciones es mantener el resultado de diciembre. Más de uno tiene la factura preparada para presentarla al cobro de una vez porque el resultado socialista puede volver a ser el peor de su historia.

Señala que:

El frío y convencional saludo entre Rajoy y Sánchez en Alcalá de Henares certifica el final de una legislatura que sólo se evita si alguien se atreve a ponerse en manos del narcisismo desbordado del líder de Podemos, quien anda señalando con el dedo a periodistas y deshaciéndose en elogios con el siempre etarra Otegi. Con el acercamiento a Iglesias lleva jugando Sánchez desde el primer instante, dándole la espalda a la realidad de la gran coalición con el PP que hubiera permitido a España seguir manteniendo el ritmo de crecimiento del empleo y hacer las reformas necesarias para regenerar aquellas zonas del sistema necesitadas de renovación.

La carcajada del ministro De Guindos cuando sus colegas europeos le preguntaban por un acuerdo entre la derecha y la izquierda en España fue tan elocuente que resume la vida política de estos meses en España. De momento las encuestas no reflejan movimiento alguno en el panorama de diciembre, porque nadie va a rectificarse a sí mismo, dejando para los demás el cambio el voto. La oportunidad de la gran coalición volverá, por lo tanto, a presentarse en junio. Pero la manera en la que se relacionan Sánchez y Rajoy no presagia nada bueno para salir del bloqueo. El no permanente de Sánchez a Rajoy, el acuerdo socialista con Ciudadanos impuesto por los barones del PSOE y la irrupción bolivariana de Podemos deberían servir de lección para la próxima ocasión. A pesar de todo ello, en España se repite con demasiada frecuencia la feroz carga del Quijote contra los molinos de viento. Un hecho tan inútil como imposible. Ya se sabe que en España se embiste mucho más que se piensa. Nos gusta emplearnos a fondo en duelos tan bravucones como estériles. Toca darle una vuelta de nuevo a todo. Hay tiempo. Es lo que parece que nos sobra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído