Rafael Reina

Una pica en Flandes

Una pica en Flandes
Rafael Reina. PD

No hace mucho, citaba lo peligros del periodismo, hoy lo subrayo y en cierto modo denuncio a nuestras autoridades y a las que se dicen proteger los derechos.

Hay países, donde el trabajar es una bendición y un castigo, donde hay que trabajar por casi nada y como esclavos, Pakistán, India, Bangaldesh, China, Filipina; como economías emergentes aportan la mayoría de productos de bajo coste y de alta esclavitud para nuestro sediento mercado, productos como IPhone, KC, Banana Republic y cientos más, son fabricados a costos ridículos y vendido en nuestros países a precios estratosféricos… pero alimentan nuestra vanidad.

Esos mismo productos son fabricados como copias ilegales, bajo condiciones aún más esclavas y a costos aún más bajos y son vendidos a precios también exorbitantes para satisfacer nuestra aun mayor vanidad, pero los movimientos por los derechos humanos no entran en esas fronteras ni cruzan esas líneas… ¿acaso es porque todos usamos y alimentamos nuestras vanidades con ellos?

Hace años, quise importar de Marruecos, ropa de cuero… cuando hice el estudio… me tenía más cuenta exportar a Marruecos.

En el centro de Los Ángeles, por 90$, me puedo comprar un traje, con camisa, cinto, corbata, zapatos y calcetines… y según que corbata, lleva incluido el pañuelo, si los pantalones me están largo, por $5 adicionales los arreglan.

Ese traje, está fabricado en Pakistán o en Madagascar… pasa por Italia o España donde le colocan etiquetas y sellos o le ponen los botones y aterriza en NY o Miami desde donde se raparte al país, los zapatos y el cinto desde China, la camisa China o Pakistán así se confecciona el paquete con el precio que incluye la funda y la percha.

A veces no merece ni cargar con la maleta, se les llama por teléfono, te lo llevan al hotel y los dejas en el hotel.

Pero no sirve denunciarlo y si lo haces, te puedes encontrar con sorpresas como las del periodista Andrew Hall que ha cometido la torpeza de denunciar al armador desde su barco y le puede costar la «Tabla»; porque no habrá ONG ni HR ni su propio país que le libre, por ser periodista donde no puedes serlo, pero que si se les puede comprar los frutos de la esclavitud eso si…. ¿Qué pasaría si su gobierno suspendiera las importaciones hasta que quedara libre?

Yo sé, es predicar en el desierto… pero habrá que hacerlo ¿no?.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído