Eleonora Bruzual

Misión muerte y plan arrase

Desde que Hugo Chávez irrumpió, Venezuela toda conoció la calaña de ese tropero falaz que llegó con la violencia de acompañante y la muerte como rastro

Misión muerte y plan arrase
La periodista Eleonora Bruzual. PD

Desde que Hugo Chávez irrumpió, Venezuela toda conoció la calaña de ese tropero falaz que llegó con la violencia de acompañante y la muerte como rastro. Los muertos que sus fallidos golpes del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992 ocasionaron dieron idea de lo poco que a él y su banda de militaruchos ávidos les importaba la vida. También a la inmoralidad que imperaba en un país donde «prohombres» como Rafael Caldera y otros mal llamados «notables» ni siquiera hicieron mención a esas víctimas y a la necesidad de juzgar a sus asesinos y que pagaran por sus crímenes.

Así, 24 años atrás, se asentó una manada de bárbaros que contaron con una parte importante de empresarios de medios de comunicación, banqueros, compañías de aviación, aseguradoras privadas, sociedades científicas, rectores de universidades, 33% de electores bien ubicados en las clases media y alta que empedraron con su ambición y corrupción el camino al infierno.

Chávez padre de este monstruoso tiempo de muerte, en menos de 14 años, recibió más de un millón de millones de dólares que generó el aumento de los precios del petróleo y que significó una suma superior a la que recibieron todos los gobiernos anteriores juntos, durante los 40 años de democracia.

De ese millón de millones de dólares aquellos malandros del 4F y 27N se tomaron buena parte y amasaron fortunas gigantescas que les convirtieron en los ricachos nuevos que en las grandes capitales del mundo compran mansiones, palacios, haras, medios de comunicación, bancos, etc. etc. y ahora se sienten intocables gracias a una impunidad que es parte del tiempo de amoralidades y complicidades que impera no solo en Venezuela sino en casi todo el mundo.

Ese tropero enloquecido de poder y muy bien asesorado por los tiranos cubanos fue destruyendo valores y creando una población ganada para el odio. Ese tropero infame se creyó inmortal y pagó tal vanidad.

De esta manera, 3 años disfrutó su reino del mal y como venganza dejó a un canalla, el peor de su banda, el más infame, el más ignorante, el monigote de los Castro y su nomenclatura para que terminará la «misión muerte» y el «plan arrase».

Para esos dos propósitos es muy bien mandado Nicolás Maduro. Tan eficiente que ha logrado ubicar a Venezuela en el primer lugar de peligrosidad y muertes violentas a nivel mundial.

Tan leal a los cubanos castristas que aún hoy, con una Venezuela quebrada y hambrienta, sigue repartiéndoles miles de millones de dólares que niega a una población que se tuesta al sol en interminables colas concebidas para humillarla y quebrar toda dignidad y toda bravura.

Y como son cada vez más escasas las tribunas en radios, en televisoras y en medios escritos, he optado por buscar en las redes sociales verdades que venezolanos honestos dejan en ellas.

Así, hoy cito al profesor Rafael Escalona (@rafescal), de la Universidad Simón Bolívar, que con absoluta claridad alerta al decir, en uno de sus tweets, que «cada día concedido al régimen es un día concedido a la barbarie, al caos, a la muerte, al desarrollo de la involución».

Nada más cierto, porque eso es lo que vemos y hemos vivido por 17 años con esta revolución de ladrones, de asesinos, de militares felones, de narcotraficantes empoderados, de «niños bien» de conocidas familias que se asociaron con los hampones chavistas y así crearon esa nueva casta conocida como boliburgeses y que nos condenó -por su saqueo- a la falta de agua y electricidad que hoy padecemos.

Revolución malvada que ya lleva a cuestas más de un 500% de aumento de los homicidios contabilizados en los años de Peste Roja, porque somos el escenario más violento del mundo con 25.000 homicidios promedio cada año a lo que se suma el crimen contra la población ahora condenada a morir de hambre y de mengua por la falta de medicamentos y centros de salud.

Por eso les contaré de Fabiana Segura Vázquez, una bebé de cuatro meses de nacida que fue llevada al Hospital Dr. Osío, en la población de Cúa, estado Miranda. Fabiana tenía una infección respiratoria y su abuela Judith de Vázquez cuenta el vía crucis por centros de salud, sin medicamentos ni equipos. Cuenta Fabiana que esta revolución mataniños le negó su derecho a vivir y la almacenó en una de las morgues «Hugo Chávez», donde le practicaron la autopsia para saber la causa del deceso, como si no supieran que las causas son la maldad y la insensibilidad de los mismos que llegaron matando y siguen en eso… Y lo peor es que muchos son los adormecidos mientras la mano que mece la cuna es una garra demoníaca.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído