¡Malditos ocupas!

La cuestión es la siguiente: Mi hermana falleció el 15 de septiembre pasado; su hija y sobrina mía está hospitalizada. Cuando dentro de unas semanas le den el alta no podrá ir a su casa, porque ha sido ocupada por un matrimonio ecuatoriano que tiene un niño y perro, que paga un alquiler a alguien que no tiene ningún derecho sobre la casa.
Podría haber sido peor. Antes de morir mi hermana era llevada en ambulancia, con alguna frecuencia al hospital, en donde permanecía dos o tres días. Mi sobrina ya estaba ingresada. A la vuelta de una de esas estancias podría haberse encontrado la casa ocupada por esos indeseables.
Mi hermana tenía cientos de libros, paredes ocupadas por completo por las estanterías. Dos decenas de esos libros tienen más de cien años. ¿Dónde estarán todos los recuerdos de mi sobrina? Las fotos, las cartas, los objetos. ¿Qué habrán hecho esos malditos ecuatorianos con las cosas que no les pertenecen?
¡Malditos sean los ocupas!
¡Malditos sean quienes fomentan la ocupación!
¡Malditos sean los políticos que no han promulgado ni promulgan leyes para frenar esa plaga!
Hay políticos que tienen la casa vigilada las 24 horas del día. La tienen vigilada por fuerzas del orden, a las que se les paga con el dinero de los impuestos. O sea, que estoy pagando para que vigilen la casa de señores que también son servidores míos, porque también se les paga con dinero de los impuestos.
En cambio, nadie vigilaba la casa de mi hermana. ¿Por qué las casas de esos han de tener vigilancia y la de mi hermana no la tuvo? ¿Por qué no puedo entrar yo en la casa que fue de mi hermana y echar a esos indeseables, de grado o por la fuerza, después de hacerles pagar todo el estropicio que hayan hecho?
¿Por qué he de pagar a unos políticos para que cuiden de mis intereses si lo que hacen es cuidar exclusivamente de los suyos?
¡Malditos sean todos los que quieren cargarse la civilización fomentando, aplaudiendo o consintiendo el movimiento ocupa!

‘2016.Año bisiesto’
‘El Parotet y otros asuntos’

‘Diario de un escritor naíf’
‘Yo estoy loco’
‘Valencia, su Mercado Central y otras debilidades’
‘1978.El año en que España cambió de piel’
‘Cavilaciones y melancolías’
‘Necesidades emocionales’

Recibe nuestras noticias en tu correo

Vicente Torres

Vicente Torres es Coautor de '1978. El año en que España cambió de piel' y autor de 'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades' y 'Yo estoy loco', 'Diario de un escritor naíf', 'El Parotet y otros asuntos' y '2016. Año bisiesto'. He participado en los libros 'Tus colores son los míos', 'Enrique Senís-Oliver' y 'Palabras para Ashraf'.

Lo más leído