El nuevo talent-show de T5 se estrena con un buen 19% de share

‘¡Vaya fauna!’, una oda al frikismo más rancio ¿Deberían cancelarlo por «maltrato animal»?

Twitter echa humo con el programa y se pide su cancelación inmediata por, lo que considera, una humillación para con los animales

'¡Vaya fauna!', una oda al frikismo más rancio ¿Deberían cancelarlo por "maltrato animal"?

‘¡Vaya fauna!’ se estrenó el pasado 1 de julio de 2015 en Telecinco ante el 19% de la audiencia. ¿Debería respirar tranquila la sobrina de Berlusconi, máxima responsable del programa? No, de momento, no. El nuevo talent-show de Mediaset, a pesar de su buena acogida, ha sido machacado en las redes sociales e incluso se ha pedido su cancelación inmediata por lo que muchos consideran «maltrato animal».

Valorar un programa como ‘¡Vaya fauna!’ no es fácil. Hay que tener en cuenta que es un espacio infantil, de esos que tratan a los niños como mentes poco pensantes, pero infantil al fin y al cabo. Todo en él es muy obvio, muy grotesco, de ahí el fichaje, por ejemplo de los ‘Gemeliers’, esos gemelos repelentes (made in ‘La Voz Kids’) con ínfulas de Justin Bieber versión pijo-andaluz.

El gran debate al hablar de ‘Vaya Fauna’ surge con, obviamente, los animales: ¿Maltrato o no maltrato? Estamos hablando de, resumiendo, un ‘Tú sí que vales’ con mascotas de todo tipo y tamaño que hacen ‘monerías’ que algunos consideran adorables y otros una aberración (desde un oso tocando una trompeta a un cerdo que cierra cajones ataviado con un tutú rosa).

A un servidor en particular, le dio cierta pena, vergüenza ajena incluso, al ver a los animales en esa guisa pero de ahí a que haya maltrato animal no sé yo. Anoche se colgaron en Twitter diferentes fotografías de algunos de los animales del concurso que viven en el cautiverio más humillante (el oso, el de la trompeta, por ejemplo). Esto ya es harina de otro costal. Aquí sí que hay que actuar, y rápido, pero no es responsabilidad del programa.

 

A veces uno no sabe muy bien qué quieren las asociaciones protectoras de animales. Obviamente, el maltrato ha de ser rechazado y condenado pero no sé cómo catalogar el que alguien enseñe algún tipo de ‘cualidad’ a su perro. Muchos tenemos mascotas a las que encerramos en casa y las educamos para que se sepan comportar. ¿La solución es dejarles a todos en libertad? No, supongo que no.

La línea divisoria está en que al animal se le trate con respeto y cuidado. Que no sufra. Es el mismo debate que los toros (sí, sé que en ‘¡Vaya fauna!’ no matan al oso). La tortura (humana o no) ha de ser, siempre, rechazada y condenada. No hay vuelta de hoja. Pero me preocupa más la persona que paga y disfruta del espectáculo. ¿Qué clase de sociedad somos si somos capaces de llamar arte y de aplaudir un espectáculo basado en la humillación y el sufrimiento?

Pero no exageremos tampoco. No creo que en ‘¡Vaya fauna!’ haya tortura. Ridículo sí, tortura no. Pero claro, son muchos los que han aprovechado la ocasión para volver a mandar a la hoguera a Mediaset España y condenarles al fuego eterno. No es para tanto, de verdad.

Los que realmente sí sufren son los espectadores. Reconozcámoslo: ‘¡Vaya fauna!’ no es malo, es peor. Su humor (gentileza de ‘Gemeliers’) es sonrojante y el jurado (los mencionados gemelos, Soraya Arnelas, Yolanda Ramos- que vuelve a demostrar que es una mercenaria de la tele que hace lo que le digan sólo por cobrar- y Santi Serra -de ‘Tú sí que vales’-) es suficiente excusa como para preocuparnos del estado actual de nuestra televisión.

Con ‘¡Vaya Fauna!’ , la sobrina de Berlusconi, Luna, se ha vestido de largo como productora en España (en Italia ha hecho trabajos menores) y nos ha querido vender una revisión 2.0. del circo de toda la vida pero no, no cuela.

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído