UN MILAGRO LES SALVÓ LA VIDA

Siete niños resucitaron tras estar varias horas muertos: así se obró el milagro

... "Todos de una vez y con un porcentaje del 100% de supervivencia"

Siete niños resucitaron tras estar varias horas muertos: así se obró el milagro

Corría el año 2011 cuando un barco que se aproximaba al fiordo de Praesto (Dinamarca) se volteó entre alaridos de miedo de los trece integrantes (un profesor y sus alumnos), que, directamente, cayeron al agua.

Del total de los niños, siete no lograron salir, puesto que la orilla se encontraba a cientos de metros de recorrido y la temperatura del agua era inferior a 2 ºC. Uno de ellos, Casper, fue declarado clínicamente muerto. En aquel momento, jamás hubiera imaginado el rumbo que tomaría su vida. Un hombre que le vio a lo lejos, le rescató en un helicóptero.

«Aterrizamos y un hombre llegó corriendo hacia nosotros. Repetía las mismas palabras: ‘Están todos muertos, están todos muertos‘», rememora.

A Casper y a los demás cuya hipotermia había sido declarada de forma técnica les trasladaron al hospital Rigshospitalet (Copenhague). Allí, les observó de urgencia el doctor Michael Jaeger.

«Estaban fríos como el hielo (…). Y sabemos que, cuando llegan personas tan frías como ellos, podemos resucitarlas«, confiesa ahora el médico.

En el sanatorio calentaron la sangre de los menores cuyas vísceras se habían paralizado. Seis horas más tarde, el corazón de todos recuperó el aliento sin ningún tipo de consecuencia negativa:

«Pude ver una sonrisa y supe que él me reconoció. Estaba tan feliz», recuerda un amigo de Casper.

El doctor reconoce que se trata de un resultado «increíble» con una absoluta ausencia de «anormalidades en los escaneos»:

«Este es el mayor número de víctimas de accidentes por hipotermia que han sido resucitados, todos de una vez y con un porcentaje del 100% de supervivencia», declara Michael.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído