¿Compras a través de las redes sociales productos que te aparecen en publicidad? ¡CUIDADO!

Las ventas y promociones a través de publicidad no son del todo transparentes ni fiables

¿Compras a través de las redes sociales productos que te aparecen en publicidad? ¡CUIDADO!

Con el boom del e-commerce, sobre todo este mismo año con todo lo acontecido por la pandemia, las ventas en tiendas online se han disparado. Los usuarios han descubierto que internet es también un buen lugar para comprar, sobre todo cuando hay cierto miedo a acudir a las tiendas tradicionales.

El problema es que este auge ha propiciado la aparición de estrategias que no son del todo transparentes. Las compras y las ventas online han crecido, pero también lo han hecho las estafas y las denuncias por productos de mala calidad. Es una hoja de doble filo que siempre ha estado presente en la red.

Y es que comprar por internet es cómodo, fácil y rápido; pero también es peligroso si no sabes cómo hacerlo. De hecho, en los últimos meses se ha visto un gran auge en la aparición de banners en redes sociales promocionando productos. Comprar a través de ellos es un gravísimo error.

No es solo una cuestión de dudosa calidad del producto, de tiendas poco fiables, es también una cuestión de privacidad para el usuario.

El problema de los productos promocionados en RRSS

A todo el mundo le ha pasado. Entra en Twitter y ve un promocionado con publicidad de un producto, o entra a Facebook y lo ve, o incluso en Instagram o cualquier otra red social. La publicidad de productos para comprar en internet se ha disparado desde el confinamiento.

¿Es buena idea echar un vistazo a lo que ofrece? Expertos como los de hogartop no lo recomiendan en absoluto. Estos profesionales en el análisis y reseñas de productos para el hogar, con una web repleta de análisis, desaconsejan por completo acudir a esta forma de acceder a una tienda online.

Consejo que secunda cualquier usuario con experiencia comprando a través de la red. Y es que la mejor forma de hacer las compras en la red es siempre recurriendo a tiendas conocidas y fiables, dejando a un lado estos banners publicitarios que en ocasiones pueden resultar especialmente invasivos y molestos.

Hablábamos antes de un problema de privacidad, y esa es una de las cuestiones más importantes de estos anuncios. Al aparecer frente a ti en redes sociales, ya es un claro indicativo de que las cookies están recopilando bastante información sobre lo que buscas y cómo navegas por la red.

Eso deriva en la mayor presencia de estos anuncios y ya, si clicas en ellos, directamente puedes estar dando más información de la cuenta. Datos de tu perfil, de tu nombre de tu conexión y un larguísimo etcétera que queda totalmente rastreado al clicar en algo tan aparentemente inocente como es un banner online.

Tanto expertos como neófitos en materia digital saben que los banners de publicidad no son la mejor forma de comprar algo, salvo que sea alguna promoción excepcionalmente nueva y buena. La mejor forma de llegar a un producto es comprobando antes qué tienda lo ofrece y qué calidad tiene como tal, y para eso tenemos el enorme potencial de internet.

De hecho, la mejor forma de comprar online es consultando webs como la del equipo antes mencionado, buscando reseñas, haciendo comparaciones y, sobre todo, viendo qué opinan otros usuarios sobre el producto. Una vez localizado, lo siguiente es acudir a una tienda online fiable, aunque hay gigantes en la red que todo el mundo conoce más que de sobra.

El problema de estos productos a la venta en banners publicitarios es que, salvo que sean de una marca más que conocida, su calidad es algo que debe ponerse en duda. Después, claro está, hay que ver el aspecto de la tienda online que los promociona, ya que en la mayoría de ocasiones es una bastante poco fiable.

Esos aspectos son las claves, junto a la protección de datos del consumidor, que dejan claro que no es nada aconsejable hacer las compras online a través de la publicidad. Siempre, o casi siempre, lleva a lugares de dudosa fiabilidad, bastante desconocidos y, en definitiva, con un alto riesgo de acabar siendo víctima de cualquier tipo de fraude digital.

Acude siempre a tiendas conocidas y fiables, deja a un lado la idea de comprar mediante publicidad en redes sociales y céntrate en buscar de forma adecuada. En internet, la mejor forma de acceder a un e-commerce para hacer una compra segura es informándose previamente, consultando a otros usuarios, buscando reseñas, dedicando tiempo a hacer una buena compra.

Piensa en cómo lo harías en el mundo físico y traslada esa idea al digital. En el fondo es así de sencillo porque el mecanismo es muy similar, la gran diferencia es que comprar por internet es infinitamente más cómodo y rápido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído