Hacer compras seguras online en internet

Hacer compras seguras online en internet

Como bien sabes, las compras online han aumentado a un ritmo vertiginoso en la última década y, sobre todo, en los últimos meses en gran parte debido a la pandemia y a los periodos de confinamiento que nos han obligado a pasar mucho tiempo en casa. El 14 de marzo se declaraba el Estado de Alarma en España con el objetivo de disminuir los contagios por coronavirus entre la población. Esta medida, que supuso el confinamiento de la población y la restricción de movimientos, hizo que los consumidores optaran por el comercio en línea para hacer sus compras hasta tal punto que, en las tres primeras semanas en vigor, se incrementó en un 24,3% el número de clientes online de productos de alimentación, de los cuales un 8,3% nunca antes había utilizado Internet para adquirir su cesta de la compra, según los datos aportados por el Estudio Coronavirus consumidor ecommerce.

Hoy en día, cualquier tipo de negocio que se plantee crecer no puede ignorar la importancia de las plataformas de ecommerce. Sin duda alguna, el desarrollo tecnológico ha facilitado un incremento continuo y un proceso de compra más simplificado.

Hacer compras online seguras desde casa u otro lugar resulta muy cómodo. Actualmente, en la red tenemos todo lo que necesitamos. Además, podemos comparar los precios, leer opiniones y adquirir productos o servicios de forma fácil.

Obviamente, en plena era digital, prácticamente todo el mundo opera a través de internet. Por lo tanto, el éxito del ecommerce está garantizado porque se ha convertido en la plataforma perfecta.

¿Cómo realizar compras online seguras?

Infografía sobre compras online seguras en España

Click en la imagen para ver la infografía completa (Fuente)

Las compras en internet están muy reguladas. Ciertamente, habrá que adoptar algunas precauciones y optar por una forma de pago segura. Ya se sabe que la información y los datos que genera el comercio electrónico son el objetivo principal de los cibercriminales. Pero, si aprendes a identificar las páginas seguras y la forma de realizar la compra es correcta, no tienes razón alguna para preocuparte.

1. Comprobar el contenido de la página

Una tienda online fraudulenta es difícil de identificar a simple vista. Normalmente, se anuncian productos copiados en la red y transmiten profesionalidad. Pero, si te fijas en la dirección de internet y tiene alguna abreviatura o terminación extraña, podría ser un identificador de una estafa.

Asimismo, no dejes de comprobar si el sello de calidad es falso o pincha para verificar que te redirecciona al operador del certificado. Por otro lado, revisa si las construcciones gramaticales y la ortografía son correctas.

2. Comparador de precios

Si el precio de un producto es una auténtica ganga, mejor ponlo en duda. Busca un comparador en línea que determine el valor medio real. Si es mucho más barato, es mejor ponerse en alerta roja.

Por otro lado, revisa la descripción y las características del producto, sobre todo si es tecnológico. Finalmente, ten en cuenta los costes adicionales sobre la gestión y el envío. Las tiendas online de confianza desglosan todos los gastos y nos los muestran.

3. Revisa la propiedad del ecommerce

Te recomendamos comprobar la información de la propiedad que proporciona el ecommerce. Datos como dónde tiene el domicilio fiscal, cuál es la política de envío y qué devolución o formas de pago permite son muy útiles. Además, esta información te ayuda a identificar si tiene presencia en las redes sociales y las opiniones que los usuarios transmiten al respecto.

4. Protección con antivirus

Te aconsejamos tener instalado un antivirus tanto en el PC como en el dispositivo móvil con el que vayas a realizar la compra. La instalación de esta protección descarta posibles virus que puedan acceder a nuestra información personal y bancaria. Asimismo, recuerda que el software del dispositivo debe estar actualizado.

5. Recopilar datos necesarios

Según el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), se permite que las tiendas online puedan recopilar solo la información que será necesaria para cerrar un acuerdo comercial. El consumidor está en su pleno derecho de reclamar que eliminen sus datos personales.

Todos los comercios en línea están obligados a informar sobre el uso de cookies para minimizar los riesgos de espionaje. Por otro lado, está el derecho de cancelación para exigir que no se usen los datos personales que se habían autorizado previamente.

En resumen, las compras online no tienen que suponerte ningún tipo de riesgo si las haces en sitios de confianza que cumplan con la legislación vigente. Obviamente, existen comercios fraudulentos y nadie está a salvo de la piratería informática, pero, en la actualidad, el control es mucho mayor.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído