De extravagante a tradicional

El gran cambio de Lady Gaga: la cantante se quita el disfraz de frikie

Después de desaparecer durante cuatro meses, arrasa Barcelona en su regreso a los escenarios

El gran cambio de Lady Gaga: la cantante se quita el disfraz de frikie
Lady Gaga. TF

Desde que 2008 saltase a la fama por sus excéntricos atuendos, la diva del pop ha moderado sus looks y reaparece en los escenarios de manera más clásica y convencional

Excéntrica. Alocada. Siempre en el centro de todas las miradas. Desde looks casi imposibles a encarnar la elegancia más clásica y convencional. Así es ella. De árbol de Navidad, de Yeti, de Pollo, de e strella gigante… Desde que en 2008 las discotecas de medio mundo bailaran los primeros hits de Lady Gaga, la cantante ha vestido cualquier cosa que se te pueda pasar por la cabeza creando un personaje misterioso y mediático a su paso.

Sin embargo, atrás queda el controvertido «vestido filete» con el que sorprendió en los MTV Video Awards de 2010, el tamaño de sus hombreras con las que se paseaba en aquel 2009 en el que se empezaba a dar a conocer más por sus «atentados» contra la moda que por sus éxitos musicales.

A través de sus pelucas, maquillajes, máscaras y plataformas, la cantante del pop inventó un estilo único, reconocible y, sobre todo, sorprendente. La infinita lista de identidades que hay detrás de ella ha crecido con el paso de los años acompañado de absurdo teatro y mucho espectáculo.

Una década después de revolucionar la escena del pop, la también actriz ha decidido cambiar su forma de mostrarse ante el mundo y enseñar quien es Gaga tal y como es.

Es verdad que, aunque los outfits de Stefani Joanne Angelica Germanotta -como se llama en realidad- han cambiado mucho, ponerse un atuendo elegante o bonito no le ha interesado ni hecho falta nunca. No iba con su forma de ser ni con la manera que tenía de lidiar con la fama.

Fama que le ha pasado factura en alguna ocasión. Viene de tiempo atrás pero se ha mostrado de manera más evidente durante este último año. La cancelación de su gira europea por causa de la fibromialgia que sufre y que le ha incapacitado durante unos meses ha sido la gota que ha colmado el vaso. Pero su ausencia en el escenario no ha extendido por mucho tiempo.

Looks moderados

Hace apenas unos años, Stefani era una joven de Manhattan, morena, a quien la gente no solía prestar demasiada atención cuando cantaba baladas acompañándose al piano.

«Inadaptada, distinta, incomprendida y freak».

Así se ha descrito en alguna ocasión la propia Lady Gaga. Y es que, hasta hace poco, no conocíamos mucho más de la chica que hay detrás del personaje de Gaga -aparte de sus hits Bad Romance, Poker Face o Telephone-. Para ella, la música siempre ha sido lo primero pero detrás de sus prendas salvajes siempre ha habido un proyecto en marcha o alguna idea en mente por hacer.

Las continuas llamadas de atención se han ido haciendo cada vez menos frecuentes y hasta sus looks de street style se han ido moderando.

Ahora que los fans vuelven a estar ávidos de material -tras reprogramar su gira al completo para el 2018 y respetar el orden que tenía establecido antes de tener que suspenderla-, ya se especula con que su vestuario puede ser signo de lo que está por llegar.

Gaga: Five Foot Two

Durante ocho meses, la cantante dio acceso casi total a su vida al cineasta Chris Moukarbel para conseguir el documental Gaga: Five Foot Two, que significa Gaga: 1,57 metros -su altura real o su manera de decir que no es la estrella tan grande que parece ser desde fuera-.

Un filme cargado de reflexiones sobre su problemática y solitaria relación con la fama y sus fans.

«Estoy sola, Brandon, cada noche. Paso de que todo el mundo me toque todo el día y me hable todo el día al silencio absoluto».

El director ha seguido a la diva del pop durante sus salidas, rodeada de gritos y flashes, hasta sus momentos de soledad. «Quería crear un retrato de su mundo interior», señaló en una entrevista.

Un trabajo que muestra a la mujer detrás de la artista y que gira alrededor de la creación de su último álbum, el más personal hasta ahora, Jo anne, y de la preparación del concierto que dio el pasado año en el intermedio de la Super Bowl.

Sobre Joanne, que describe como el más honesto de su carrera, Gaga ha señalado en el programa Sunday Morning de la CBS que «no se si puede etiquetar la evolución: yo soy simplemente yo».

La fibromialgia

Ya sabíamos que Lady Gaga todo lo puede: ha recogido el Globo de Oro a mejor actriz por su interpretación en American Horror Story: Hotel, ha deleitado a 11 millones de espectadores en plena SuperBowl por el himno nacional de EEUU, ha homenajeado a Bowie en los Grammy y ha demostrado que la fibromialgia que protagonizó su propio documental-en el que retrata cómo lidia con el dolor en su vida cotidiana- ha quedado atrás.

«Hay algo entro de mí que cree que el dolor es un micrófono… y el dolor no me hace ningún bien a menos que lo transforme en algo que lo sea».

BARCELONA

Lady Gaga ha reaparecido hace unas horas en Barcelona después de desaparecer durante cuatro meses por un problema de fibromialgia que le obligaba a cancelar su gira internacional, sin embargo la neoyorquina ha conseguido hacer temblar la ciudad condal, que por unas horas se ha olvidado de las bajas temperaturas para bailar al ritmo de la cantante más extravagante del panorama internacional.

La artista se vio obligada a cancelar su concierto el pasado mes de septiembre por los fuertes dolores que le provocaba su enfermedad, sin embargo ha regresado a los escenarios cargada de energía y fuerza, pero sobre todo absolutamente respaldada por sus seguidores, que esta noche han demostrado su incondicional apoyo.

El público de Lady Gaga ha acampado horas previas al concierto al rededor de las instalaciones del Palau Sant Jordi a pesar del frío, demostrando que tanto la expectación como las ganas eran máximas.

Una espera que se ha visto compensada durante el espectáculo, en el que Lady Gaga desplegó todo su talento repasando las canciones más conocidas de su discografía y las canciones de su último disco.

Un auténtico show con una puesta en escena que ha demostrado que Lady Gaga está más fuerte que nunca y que ha conseguido hacer temblar los cimientos del Palau Sant Jordi.

Después de Barcelona y si la salud se lo permite, Lady Gaga se encontrará con su público de Berlín el 23 de febrero, continuando así con su gira internacional y anteponiéndose a los dolores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído