La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Mari Carmen Mascaró: “En UPyD debemos abrir puertas, no cerrarlas”

No todo han sido malas noticias para UPyD en las últimas municipales. A modo de islas perdidas, hay corporaciones magentas que sí han conseguido representación. Es el caso, por ejemplo, de María Carmen Mascaró, que acaba de tomar posesión como concejala de UPyD en Callosa d´en Sarrià, Alicante. A cuatro días de cumplir 36 años, trabaja en administración y gestión de empresas del ámbito de la construcción. No lleva mucho tiempo en el partido, pero le ha bastado para percibir cuál es su gran problema: la división cainita.

¿Cómo valoras la situación actual de UPyD?

Estamos inmersos en un proceso de cambio, un cambio más que necesario para conseguir llegar a las personas que forman la sociedad y que tienen la capacidad de elegir aquello que consideran necesario. UPyD es necesario, ha hecho un gran trabajo los años pasados. Pero no ha sabido hacerlo notorio, no ha despertado el interés del pueblo y, lo peor, ha malgastado un tiempo precioso en separar, en dividir…, cuando lo que necesitamos es aunar fuerzas y sumar. Debemos abrir puertas, no cerrarlas, partiendo de la base de que cada persona es única y libre, como promulgamos, y debe tener margen de maniobra. Si nos centramos en una línea que no doble nunca, nos quedaremos solos.

Con este balance, ¿cómo llega el partido de cara al congreso extraordinario de julio?

A mi parecer, llega con una idea clara: el cambio. Una palabra más que utilizada en el ámbito de los partidos políticos, mas hoy en UPyD es un hecho. Pedimos cambio, ilusión, sensatez, estrategia, apertura de puertas, organización, acercamiento a los afiliados, notoriedad en los medios, flexibilidad, armonía, diálogo… En fin, un giro dentro de unas siglas que han sido todo un referente y que, adaptándose a los tiempos que corren, lo podrán volver a ser.

¿A quién apoyarás para la portavocía y por qué?

La candidatura que percibo como más preparada y cercana es la de Irene Lozano, pues su equipo lo forman personas que conozco y soy consciente de su potencial para levantar este partido.

¿Cómo valoras la filtración de correos electrónicos de Irene Lozano y otros militantes por parte del actual Consejo de Dirección y en plena carrera hacia el congreso de julio?

La verdad es que me entristece pensar que hayan perdido tiempo, y sobretodo dinero (que tanta falta nos ha hecho en una campaña sin recursos), tratando de pelear en un momento en que lo único que nos ha reportado a las bases han sido los resultados obtenidos. Las cosas se hablan y se solucionan. Ha sido espantoso, en plena campaña y después, despertar con noticias así. Además, de cara al congreso extraordinario, pienso que tan solo aporta la sospecha de que la información, pagada desde el partido, se filtra según interese, y eso no es bueno. Una cosa es que lo haga un periodista, pero desde el propio partido… Da la impresión de que no es una formación seria y unida.

¿Cuál crees que debe ser el papel de Rosa Díez ahora que se ha confirmado que no seguirá siendo la portavoz magenta?

Rosa creó el partido, y eso no se lo va a quitar nadie. Puede aportar mucho, pero desde otra posición, dejando paso a gente que renueve UPyD. La renovación es imprescindible para remontar. Ella debe quedar a un lado apoyando el proyecto que creó y que, como un hijo, crece y vive su vida aprendiendo y adaptándose a los nuevos días.

¿Qué ha llevado a UPyD a interrumpir su crecimiento en el último año, tras las elecciones europeas de mayo de 2014?

La irrupción de nuevos partidos ha sido importante, pero no decisiva. Pienso que la rigidez, la falta de estrategia, la poca aparición en los medios, la falta de medios económicos en la campaña de las municipales y, sobre todo, las continuas peleas y expulsiones en precampaña y campaña nos han matado. Hemos luchado con fuerza, pero no nos hemos sentido apoyados desde Madrid. Hemos sentido que solo estaban ocupados en espiar y pelear mientras se estaban jugando el futuro cercano del partido. No han tenido altura de miras, no han pensado que cada día era una mala noticia que hundía más a UPyD. Y lo hemos pagado. Por eso debemos aprender, renovar y remontar el partido.

¿Qué prioridades debería marcarse el Consejo de Dirección que salga del congreso extraordinario de julio para ilusionar a la ciudadanía y a sus propios militantes?

Abrir el partido, bajar las cuotas para que acceda más gente, aparecer más en los medios, ser positivos, no hacer guerras con los que no salgan elegidos y poner todos los esfuerzos en que UPyD llegue al corazón de las personas, que al fin y al cabo son quienes nos confían su voto. Tener un gran proyecto y saber venderlo.

¿UPyD puede volver a ocupar el espacio que un día tuvo y aspirar a ser una alternativa real en las elecciones generales de finales de año?

Claro que sí, tan solo hay que renovar.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido